¿Qué ver y hacer en Madrid? Mis 10 imperdibles

¿Qué ver y hacer en Madrid? Mis 10 imperdibles

Si alguna vez fuiste a Madrid, seguramente habrás sentido que esta ciudad tiene mucho de familiar y asombroso a la vez, algo atrapante que es difícil describir. Si es la luz del amanecer a la salida de la estación de Atocha, el sabor de una San Miguel en un bar de tapas escondido en la noche o si es la sensación de cosquilleo en el pecho al estar llegando a la Plaza Mayor es difícil decirlo; pero el encanto está. Y si nunca fuiste a Madrid, aún mejor. Mejor porque todavía te queda por experimentar ese golpe que la ciudad te da de lleno en el corazón, porque ella se te escabulle entre los poros hasta el fondo de la piel y de ahí no sale más. Será que yo tengo algo especial con Madrid, aunque prefiero pensar que es Madrid la que tiene algo especial conmigo. Sea como sea, es de esas ciudades que hay que visitar no una, no dos, sino muchas veces, porque ella necesita tiempo para entrar en confianza y descubrirse cada vez un poco más, para contar en cada cita un nuevo secreto. No hay dos días iguales en Madrid y los chicos de OgoTours, que antes que guías de turismo son madrileños de alma, lo saben muy bien. Ellos   -licenciados en historia, conocedores de arte, expertos en Madrid- te ayudarán a experimentar la capital española de una forma tan íntima que sospecharás estar recorriendo tu propia casa.
paragraph space
Madrid tiene no una decena, sino un centenar de cosas para hacer y de lugares hermosos para recorrer y perderse, pero en esta ocasión nos vamos a limitar solamente a mis 10 favoritos (y más tarde podemos agregar los otros 90, y tal vez escribir un libro entero).
paragraph space

1) La Plaza de la Villa

Ocupa mi primer puesto simplemente porque fue amor a primera vista. Cualquiera podría pensar que esta modesta placita sobre la calle Mayor no tiene nada de poderosamente llamativo, pero yo la visité un mediodía en que el sol y las sombras parecían haberse alineado perfectamente con las formas de los edificios alrededor, y el color de las flores combinaba con el momento y con el calorcito de la una de la tarde, y decreté que me parecía la plaza más linda de toda la ciudad.
paragraph space

2) El Templo de Debod

Se trata de un templo originalmente construido alrededor del siglo II antes de Cristo en Filae, al sur de Asuán, en Egipto, en honor al dios Amón. Muchos centenares de años más tarde, cuando el gobierno de Gamal Abder Nasser decidió que era necesario levantar la Represa de Asuán, varios países del mundo se comprometieron a ayudar a salvar los monumentos y templos del complejo de Abu Simbel. En agradecimiento por su participación España recibió este singular regalo, y así es como un místico templo egipcio termina yendo a parar al Parque del Oeste en Madrid. Como además el parque está en altura, los atardeceres desde el Templo de Debod son algo completamente extraordinario.
paragraph space

3) Un desayuno típicamente madrileño de churros con chocolate

Esta es probablemente una de las cosas que más extraño de Madrid. Haber entrado esa mañana a un cafecito cualquiera y que a continuación me sirvieran una taza del chocolate más espeso que hubiese visto jamás no es un episodio de mi vida que vaya a olvidar fácilmente. Atesoro con cariño en mi memoria el recuerdo de esos churros gloriosos bañados en chocolate amargo y denso; si existe un desayuno mejor que éste prefiero no saberlo.
paragraph space

4) Puerta del Sol

Dicen que todos los caminos conducen a Puerta del Sol. Ah, ¿no era así? Bueno, yo creo de debería, porque éste es uno de los sitios más centrales de Madrid y el kilómetro cero desde donde parten todas las rutas nacionales en dispocisión radial hacia toda España. Originariamente Puerta del Sol sí fue una puerta de verdad, ya que era uno de los varios accesos a la ciudad a través de las murallas que antiguamente la defendían. Hoy en día la plaza ya no está resguardada por muros, sino en cambio por uno de los íconos más conocidos del mundo: el del Oso y el madroño. Un poco inofensivo, pero surte su efecto. Especialmente en los miles de turistas que lo fotografían cada día.
paragraph space

5) El Parque del Buen Retiro

La verdad sea dicha, los jardines del Buen Retiro son de los más lindos que hay en todo el continente europeo, y sin duda forman parte del descanso de fin de semana de cualquier madrileño. Ninguna tarde de domingo en Madrid está completa sin una buena siesta bajo un árbol cercano al Estanque Grande, el corazón azul del parque donde se deslizan perezosamente colonias de patos y pequeños catamaranes. El Palacio de Cristal, un antiguo invernadero actualmente convertido en espacio para exhibiciones de arte, es una visita obligada del Buen Retiro.
paragraph space

6) El Barrio de las Letras

Lleva este nombre por haber sido hogar, entre los siglos XVI y XVII, de escritores y novelistas de la literatura clásica española como Miguel de Cervantes Saavedra, Francisco de Quevedo, Luis de Góngora y Lope de Vega. Muy cerca se encuentran otros imperdibles de Madrid como el Real Jardín Botánico y el Paseo del Prado con su Fuente de Neptuno.
paragraph space

7) El Mercado de San Miguel

Similar a La Boquería de Barcelona, el Mercado de San Miguel es un ámbito cultural y culinario que funciona como mercado tradicional y también como espacio mediante el que los gastronómicos madrileños acercan sus puestos de comida regional a los consumidores; un lugar ideal para foodies y entusiastas de la cocina.
paragraph space

8) La Gran Vía

La calle que nunca duerme, la de los negocios y teatros, la de los cines, la de la actividad incansable. La Gran Vía es un muestrario de la arquitectura de principios de siglo XX, exhibiendo edificios de estilo Art Deco, neomudéjar, plateresco y modernista entre varios más. Sus construcciones más significativas son el Edificio Carrión donde funciona el cine Capitol, el Edificio Metrópolis, el Hotel de las Letras, las oficinas de Telefónica y el Palacio de la Prensa, además de muchos otros edificios de diferentes épocas. La Gran Vía se extiende desde la Plaza España al final del barrio de Argüelles, hasta la Calle de Alcalá, donde pasadas una o dos cuadras se llega a la Plaza de Cibeles.
paragraph space

9) La Estación de Atocha

Fue inaugurada en el año 1851 como una estación ferroviaria muy básica, y actualmente es la más importante terminal de Madrid. Pero la vida de la Estación de Atocha no ha sido siempre fácil; es una anciana que ha pasado por mucho: fue refaccionada varias veces a lo largo de su historia, fue testigo de cambios en las empresas de ferrocarriles y hasta sufrió un incendio durante su juventud, en 1864, que la dejó imposibilitada hasta su posterior reconstrucción. El Invernadero de Atocha es algo que uno definitivamente no esperaría encontrarse en una estación de trenes: su jardín alberga especies de plantas y árboles de todo el mundo, y en el área de flora acuática se puede ver hasta tortugas y algunos peces.
paragraph space

10) El barrio de Chueca

La bandera del arcoiris flamea triunfante sobre muchos balcones de este barrio, porque Chueca entiende que nuestra orientación e identidad sexuales son cosas tan aleatorias y triviales como nuestro color de pelo. Algunos somos castaños, otros homosexuales, otros rubios, otros heterosexuales, otros transgénero. ¿Y qué? Todos somos iguales. Chueca celebra esta diversidad en sus numerosos bares, mercados y galerías de arte. Su epicentro es la Plaza de Chueca, donde el Metro se encuentra con el barrio.


Imperdibles de Madrid 2

Imperdibles de Madrid 3

Imperdibles de Madrid 4

Imperdibles de Madrid 5

Imperdibles de Madrid 6

Imperdibles de Madrid 7
paragraph space
Ahora que ya tenés estas 10 pistas no hay excusas para que no te zambullas en la vida madrileña, conociendo un poco de todo lo que la ciudad tiene para ofrecer. Y hay mucho más para ver: en OgoTours podés encontrar excursiones cortas, largas, de museos, de flamenco, de tapeo y más, siempre en grupos pequeños para no perder esa bella costumbre de la intimidad.

Flor

Flor

Show Buttons
Hide Buttons