10 preguntas para encabronar a un viajero

10 preguntas para encabronar a un viajero

Me cuesta bastante ser diplomática cuando se trata de bolupreguntas. Pero voy a ser clara: no me molestan las preguntas sinceras, si hace frío en tal lugar o qué idioma se habla. Cualquiera de esas inquietudes me parece natural, porque yo tampoco (a diferencia de Martín) soy un atlas humano, y a menos que lo googlee, seguramente no sabré cuál es la moneda de un país sobre el que leí poco y nada. Pero si algo no me banco son las preguntas derivadas de la incapacidad de pensar fuera de la caja, o las que denotan desdén por cualquier país pobre, exótico, o que se salga de lo conocido. Acá voy a reproducir algunas preguntas que me han hecho desde que empecé a viajar, cien por ciento reales, y que en algunos casos han salido de la boca de colegas agentes de viajes, que se supondría que tienen la mente un poco más abierta respecto de estos temas.

 

1- ¿Y en India qué vas a comer?

Pfff, todos sabemos que los indios gustan de consumir huevos de extraterrestres de lejanas galaxias, pero para mi sorpresa, descubrí que cada tanto también suelen comer alimentos de consumo humano. Vegetales, pollo o curries, por ejemplo; todo un poco picante, pero mil veces más rico que esos alienígenas en fase de desarrollo.

 

2- ¿Indonesia? ¿Why would you want to go to that shithole?

Ésta me la hizo uno de nuestros compañeros kiwis con los que trabajamos en la estancia de Alice Springs, Australia. Claramente habla mucho más de su ignorancia que de Indonesia. A una persona que habla de esta forma, no hay mucho más que decirle.

 

3- ¿Qué sentís yéndote a Australia a limpiar baños?

Hay algunas personas (y entre ellas incluyo, con pesar, a mi yo del pasado) que relacionan determinados empleos con el concepto de estatus social. Algunos trabajos, a sus ojos, producen deshonra o hieren el orgullo. Para mí, Australia era la oportunidad de hacer un ahorro fuerte, un año para hacer cosas nuevas y diferentes a estar 9 horas sentada frente a una computadora en la oficina. Cosas que requirieran, también, un poco de esfuerzo físico. Pero no me dedicaría toda la vida a limpiar baños, como no me dedicaría toda la vida al trabajo de oficina, por la simple razón de que quiero ganarme la vida haciendo algo que disfrute tanto que no tenga la sensación de estar trabajando. Sin hablar de que la actividad de housekeeping en las zonas remotas de Australia me dio la posibilidad de usar parte de mi tiempo para cosas extra-laborales porque no usaba el día entero para trabajar, y me dio también experiencias divertidas, interesantes y únicas junto a personas de todos los rincones del mundo. Ah, sí: y un mejor sueldo limpiando habitaciones de motel en el desierto durante una semana que el de un mes entero trabajando en una respetada compañía multinacional en el Microcentro porteño.

 

4- ¿Vas a dejar un buen trabajo en Buenos Aires para irte a juntar kiwis­/ordeñar vacas a Nueva Zelanda?

De nuevo, el estatus y el orgullo de pertenecer a cierto sector social; porque irte a Nueva Zelanda a trabajar de lo que sea es de inconsciente, o de hippie. Demostrarte a vos mismo que podés vivir un año satisfactoriamente en un país cuyo idioma no es el tuyo natal, hacer en poco tiempo amistades duraderas con gente de otros lugares, salir con el auto a recorrer el país de punta a punta, visitar Hobbiton o adentrarte en la cultura maorí…esas cosas difícilmente te las dé un trabajo en Buenos Aires, por mejor que sea.

 

5- ¿Te vas afuera a laburar de moza? ¡Yo ni loco hago eso!

Idem anterior. Siguiente bolupregunta, por favor…

 

6- ¿Para qué necesitás irte tan lejos durante tanto tiempo?

Necesito irme lejos porque necesito cambio. En otras palabras, necesito la no-rutina. Me gusta tomarme el tiempo necesario para conocer lugares diferentes, entrar en contacto con la forma de pensar del lugar, me gusta conocer gente (tanto locales como expatriados), me gusta llegar a sentirme parte de las ciudades que visito, tratar de aprender el idioma, y después…empezar de nuevo en otra parte.

¿Por qué mucho tiempo? No hay mucho tiempo o poco tiempo: el viaje que yo empecé es uno que dura toda la vida.

 

7- ¿Para qué te fuiste a Rusia?

Esta pregunta me la hizo una compañera que estaba reemplazando a una ejecutiva de ventas en la oficina de Lan, en un momento inusualmente tranquilo que aprovechamos para ponernos a hablar de viajes. Después de que terminé de contarle con todo el entusiasmo cuán interesante social, cultural e históricamente me pareció Rusia, me contesta…”Ah. ¿Y a Miami fuiste?”. Ojo, no tengo nada en contra de Miami geográficamente; sí, tal vez, le tengo un poco de rechazo al culto que algunos argentinos hicieron de Miami como destino artificial y plástico súper top (siútico dirían los chilenos), para contar tu viaje y ser bien visto en determinados círculos sociales.

 

8- Y…¿qué pensás hacer de tu vida?

Uh, esta es la eterna. Ante semejante pregunta, la gente se pone nerviosa cuando le decís “no sé”. Y la verdad es esa: no sé. ¡Pero esa es la parte más emocionante! Mucho más emocionante que si ya tuviera un plan cuidadosamente trazado, sin dejar lugar a las sorpresas que la vida quiera darme. Tengo ideas, pero no muy completas: me gustaría vivir en algún país de Europa dedicándome a escribir y a sacar fotos, o haciendo cualquier otra cosa para la que tal vez en un futuro desarrolle un talento por el momento dormido.

 

9- Para cuando termines este viaje ya es hora de volver a la realidad, ¿no?

…adivinaste: ¡NO! Realidad no hay una sola, la realidad es la que nosotros mismos creamos según nuestros gustos, intereses y necesidades. Hay realidades muy libres, y hay otras que no lo son tanto. Por default, la gente está programada en base a un sentido del deber que raramente viene acompañado de la inexorable necesidad de todo ser humano de ser feliz. Y no me refiero a la felicidad momentánea, a la fugaz alegría de despejarte con tus amigos el fin de semana, que tiene como contraparte el impulso suicida del lunes a la mañana cuando te suena el despertador y te das cuenta de que te espera una nueva semana, tal vez muy parecida a todas las semanas que venís viviendo desde hace quién sabe cuánto tiempo. La felicidad de la que hablo es la que te da saberte libre (o tan libre como este sistema te lo permite, por lo menos), porque vos creás tu camino. Un camino difícil, de eso no hay dudas: siempre es más difícil cuando te desviás del sendero marcado, pero un camino, al fin y al cabo, personalizado, customizado. No obstante, esta nueva libertad no viene sin su carga: solo vos sos responsable de tus elecciones. No podés hacer recaer el peso de tus errores ni aciertos sobre nadie más que vos mismo.

 

10- ¿Qué vas a hacer cuando tengas más edad?

¿Cuando tenga más edad? No sé cómo va a seguir mi vida después de Nueva Zelanda, no sé ni qué voy a cenar hoy (mmm bueno, un pad thai está entre las posibilidades…) y me preguntan qué voy a estar haciendo dentro de 40 años. La verdad eso es algo para lo que no tengo respuesta porque ni siquiera me preocupa de momento. Además, tener un trabajo fijo y una “carrera hecha” tampoco te asegura una adultez/vejez sin preocupaciones; que no le des los mejores años de tu vida a una empresa y que, cuando no te necesiten más, o cuando se hagan recortes de personal, o si la empresa quiebra, te quedes sin laburo, y en muchos casos, lamentándote por no haber disfrutado más mientras podías.

Yo prefiero ser feliz ahora, en lugar de postergar el disfrute para un futuro que nadie me asegura que llegue, y, en todo caso, construir una tranquilidad para mi vejez que sea sólo producto de mi esfuerzo independiente, mientras voy evolucionando junto con mis proyectos e ideas. Pero por el momento no tengo una respuesta concreta para esta pregunta; me parece hasta insalubre anticiparme tanto al futuro. Teniendo pruebas claras, además, de que los planes que hacemos para nuestra vida difieren mucho de los planes que el Universo tiene para nosotros.

 


Algunas de estas preguntas las recibe, seguramente, tanto el viajero como el pibe que decide renunciar a su trabajo bien pago para salir a la calle a vender su poesía (porque la vida que llevaba hasta el momento no lo satisfacía o porque le mataba la creatividad). Muchas de las personas que abandonan la vida prediseñada se encuentran, en algún punto, con cierto grado de condena o reprobación social. Uno se termina dando cuenta de que no se necesita más que hacer oídos sordos a esa gente que nos dice que “no se puede vivir así”. The ones who say it can’t be done should not interrupt the ones doing it. Pero a veces, una pequeña descarga no viene nada mal.

Flor

Flor

21 comentarios

  • Marta
    julio 13, 2015 en 1:27 am

    jajaja que bueno! A mi me repiten mucho la de… y cuando termine el viaje, que harán? que difícil!!! jaja si nose ni donde iremos mañana, ni si terminará nunca el viaje! En fin, paciencia! Un abrazo!

    • Flor
      Flor
      julio 13, 2015 en 2:05 am

      Lo que pasa es que viajando entendemos que todo es impermanente, que todo cambia. Sabemos además que podemos valernos de nuestra creatividad y el ingenio que desarrollamos viajando. Mucha gente que se queda fija en un lugar tiene menos herramientas y el factor sorpresa pasa a ser un peligro, por eso necesitan más seguridades. Pero hay que tener paciencia y afrontar las bolupreguntas con calma! jajajaja 😛

  • Martin Aberastegue
    julio 13, 2015 en 1:55 am

    Excelente compilado de bolupreguntas! Y por la número 8 cuando me preguntan que voy a hacer de mi vida, más de una vez respondí «vivirla!», funciona! y no joden más por un rato 😉

    • Flor
      Flor
      julio 13, 2015 en 2:02 am

      Jajaja bien simple la respuesta, me encantó! La empezaré a aplicar.

  • Cinthia
    julio 13, 2015 en 2:46 am

    Me encantó tu artículo. Una quee desquicia porque los no viajeros no lo comprenden es el porque irme por tanto tiempo, que sólo vaya de vacaciones…

    • Flor
      Flor
      julio 14, 2015 en 4:22 am

      Jaja totalmente! Gracias por comentar Cinthia, un beso!!

  • Samir Issa
    julio 13, 2015 en 3:16 am

    Buen post, muchas veces estas preguntas (las de «qué harás después con tu vida?») las hacen gente mayor, o personas que tienen el equivocado concepto de que un trabajo Debe ser aburrido y cansado; «si lo disfrutas, no es trabajo de verdad». Por eso, lo mejor es vivir la vida como más te guste =) Saludos!

    • Flor
      Flor
      julio 14, 2015 en 4:23 am

      Exacto! Existen muchos preconceptos e ideas diferentes sobre lo que significa «trabajo». Saludos para ti también!

  • Eni
    julio 13, 2015 en 8:11 am

    hahahahhah no he tenido la suerte de viajar como tu , pero este es un Sueño que lo voy a realizar muy pronto pero ya he escuchado algunas de estas preguntas, soy tu Fan e te deseo mucha suerte e que nunca dejes de Viajar , para mi esta es la manera mas rica de vivir la vida e aprender . Un Salud

    • Flor
      Flor
      julio 14, 2015 en 4:24 am

      Gracias por leerme y te deseo que encuentres en tus futuros viajes todo lo que buscás, y que aprendas un montón de cosas y desaprendas otro montón. Un beso y muchos éxitos!!

  • Flora
    julio 13, 2015 en 8:15 am

    Renuncié a mi trabajo hace un mes y ahora estoy en Dinamarca parando en la casa de una amiga mientras decido cómo tengo ganas de seguir. Y como persona que recién empieza a viajar por su cuenta a veces tengo algunos miedos y esas preguntas, además de boludas, pueden tirarte abajo en un momento de debilidad. Suerte con el viaje!! 🙂

    • Flor
      Flor
      julio 21, 2015 en 4:52 am

      ¡Qué buena onda Dinamarca! Definitivamente lo tengo pendiente para un futuro. No le des bola a esas preguntas: aunque no tengas certezas ahora, más adelante las piezas van cayendo en su lugar y vas a decir «ah, es para llegar a esto que tuve que superar tal y tal obstáculo». ¡Dale para adelante con tu viaje y hacé siempre lo que te haga feliz!

  • natalia
    julio 13, 2015 en 11:57 am

    Get a life! Es una buena respuesta a las bolupreguntas… Hay mucha gente aburrida que necesita algo más que la TV… Y tratan de sostener conversaciones haciendo juicios y creyendo tener una vida ejemplar por copiar el modelo del siglo pasado. Evoluciona weon! Como buena chilena…… O un simple: Sorry for being happy ! Fue una buena traducción de un amigo inglés viajero. Aunque otra buena alternativa es decretar no encontrarse con tanto bolupregunton y conversar de temas que nos eleven más… Si los boludos sobraran….. Estaría nublado

  • flavia
    julio 13, 2015 en 8:29 pm

    ¡Me encantó! Totalmente identificada con tus palabras si bien tengo alguna década más que tú en mi haber.

    Mis 3 hijos, ya de 41 39 y 35, emprendieron vuelo a sus 20 años para encontrar su camino en otros mundos, 2 de ellos en Nueva Zelanda y 1 en New England, USA. Son felices, se asentaron tienen hijos y no volverían a vivir en el país adonde nacieron.

    Podés imaginar no tan sólo la sarta de preguntas que son hiper estúpidas sino las sugerencias y deducciones sin ton ni son de gente que, ¡encima! jamás pasó por experiencias símiles porque darse una vueltita por Miami o Londres no es lo mismo que largarse a la aventura con tu mochila.

    Y, la pregunta del futuro que te espera, qué es lo que harás,….justamente en un país que no te permite planificar tu vida para dentro de seis meses.

    Saludos y avanti con tu vida adonde ella te lleve

    • Flor
      Flor
      julio 14, 2015 en 4:34 am

      Muchas gracias Flavia! Por tu comentario veo que sos una súper madre. No hay acto más amoroso que el de aceptar que la felicidad de tus hijos no esté donde estás vos, pero que igual puedas estar feliz sabiendo que ellos están creando su propio camino (¡cuánto me costó a mí que mi mamá entendiera que irme de mi casa no significaba dejar de querer a mi familia!). Te felicito a vos y a tus hijos! Te mando un beso enorme y gracias por leerme 🙂

  • Benjamin
    julio 14, 2015 en 12:15 am

    Buenisimo!!

    A mi me pasó, pero no con Rusia, sino que con Armenia. Me preguntaron ¿Armenia, para que vas a Armenia si no lo conoce nadie? Como si ir a Republica Dominicana (la nueva moda en Chile) fuera el sueño viajero de cualquiera, ojo que no tengo nada con los dominicanos, me encantaría ir a visitar su pais… pero su pais, no encerrarme en un resort por una semana.

    • Flor
      Flor
      julio 14, 2015 en 4:27 am

      Agh, me matan ese tipo de preguntas! Generalmente salen de la boca de personas que no comprenden que viajar es mucho más que ir saltando de un atractivo turístico en otro. Nosotros soñamos con ir pronto a Armenia, me imagino que debe ser un país hermoso y muy inexplorado. Además con una historia muy profunda. Besotes para vos y Anne 🙂

  • Stef
    octubre 31, 2015 en 3:19 am

    La verdad me encantaría vivir así, viajar es apasionante y siempre aprendes cosas nuevas y significativas para tu mente y persona. Leí el artículo porque me llamó la atención y me gustaría poder hacerlo y cada vez me encuentro más con este tipo de opiniones y preguntontas. Tienen razón y es molesto pero también me pongo a analizar que los viajeros que tienen estos ideales y no quieren ser cuestionados y molestados, molestan al otro cuando tiran tan abajo el trabajo común por así decirlo. No cuestiono el esfuerzo. Eso lo hacen tanto los viajeros como los que trabajan en oficina. Pero creo que eso depende mucho de las oportunidades que tenga la persona de la oficina para llegar a lo que quiere (en este caso los viajes) que muchas veces no es fácil y por ahí no tiene que ver lo económico sino el miedo que genera saber que no tenes seguridad, esa seguridad por la que tanto luchaste con ese trabajo «estable» y que volverías a atrás si lo dejaras. Es cuestión de valentía, coraje y fuerza que esa persona tome la decisión y diga me arriesgo pero mi punto es que así como a los viajeros les puede hacer sentir mal que les digan ciertas cosas en un mal momento, las personas de oficina también pueden recaer en una decepción terrible por ciertos comentarios que hacen pensar que ellos son menos que los otros por no poder dejar todo y su vida es miserable.
    Lo digo porque me encanta viajar, es lo que quiero hacer, pero se que mis viejos no llegaron acá si no fuera por la oficina y para mi es un orgullo tener a dos padres que se bancaron el «sistema» solo para poder darme amor y un buen camino y así ser felices.

    • Flor
      Flor
      noviembre 6, 2015 en 2:48 am

      Es verdad Stef, yo siempre pienso lo mismo de mis viejos y de mucha otra gente para la que a veces no es todo tan simple como decir «ya fue, dejo todo y me voy», por eso siempre trato de ser lo más diplomática posible cuando me hacen preguntas, que la mayoría de las veces no me molesta en absoluto responder. El problema viene cuando me hacen cuestionamientos que provienen de una mente cerrada y prejuiciosa, a veces hasta xenófoba. No mido a todos con la misma vara porque no todo el mundo anda por los mismos caminos, pero sí un mínimo de respeto y entender que todos somos lo mismo, por más que nuestras costumbres y ambientes de desarrollo sean diferentes. Te mando un beso y gracias por leerme 🙂

  • Juan Mendizabal
    mayo 1, 2016 en 2:31 am

    Me encantaron!! Estoy próximo a mi primer viaje largo y aunque mi viaje interior, espiritual y mental ya comenzaron, el físico aun me obliga a quedarme en mi país con esas y más preguntas generalmente (para no decir siempre) asociadas al miedo… Yo soy enfermero (ser enfermero en Chile, es una profesión socialmente muy buena y que te permite «vivir» relativamente bien), tengo trabajo mas menos estable y gano mas menos decente para lo socialmente bueno. Ya tengo pasaje de ida y ya hice dos viajes pequeños por latinoamerica antes de irme a Oceanía (también leí tus post de NZ y me gustó mucho el otro lado de la moneda que diste a conocer y que muy pocas veces son nombrados) tratando de hacer lo que en tus respuestas a las bolupreguntas aciertas muy bien!!
    Solo quería enviarte un abrazo, me gustó mucho lo poco que leí de tu blog. Ten mucho animo, se consciente de tu pensamiento y de tu vida, acuérdate que es una sola en todo momento del día y noche, para que no dejes de disfrutarla que al final, para eso saliste (y saldré yo), no?
    …Recuerda recordar!
    Cariños!

    • Flor
      Flor
      mayo 2, 2016 en 5:59 pm

      Hermoso tu comentario Juan, me encantó!! Muchas gracias por escribirme y por leerme 🙂 Está bueno estar cómodo pero a veces necesitamos salir un poco de esa zona segura para aprender y crecer, así que te deseo tooooodo lo mejor para el viaje que estás por emprender! Cariños para vos también!

Leave a Comment

Show Buttons
Hide Buttons