7-Eleven, paraíso de golosinas y almuerzos baratos

7-Eleven, paraíso de golosinas y almuerzos baratos

Lo primero que quiero aclarar es que odio hacer publicidad gratuita, y más si se trata de una cadena internacional. Ya habiendo dicho esto, les quiero preguntar: ¿qué es 7-Eleven para un viajero de bajo presupuesto? Ahora les cuento.

7-Eleven es un mundo mágico de colores, ponies alados y Transformers que escupen fuego. ¿Creen que estoy exagerando? A mí me parece que no; incluso creo que con lo de los Transformers me quedo corta.

Siete-once, para los amigos (?), se trata de una cadena de convenience stores con presencia en Norteamérica, Asia y Europa, que te salva las papas cuando estás viajando barato pero aun así, no querés privarte de comer cositas ricas. Pero no se dejen engañar: en Europa los 7-Eleven son caros: la posta de los precios bajos está en Asia. En países como Noruega son bastante inaccesibles, y más si querés cuidar las (pocas) coronas (que debe haber) en tu billetera. Esto cambia en Asia, donde difícilmente puedas encontrar un supermercado con costos competitivos, e incluso si lo encontrás, no tenés un hostel con cocina donde guardar tus compras. Ahí es donde 7-Eleven entra en acción, con todo tipo sándwiches, bento (bandejitas japonesas de almuerzo), chocolates, golosinas, yogures, jugos, gaseosas y otros comestibles, además de algunos pocos productos básicos de higiene y estética.

DSCN2600

Chocolates Meiji (marca japonesa)…

DSCN1991

…y sangre fresquita. Bueno, che, sobre gustos…(no, mentirita, es jugo de naranja)

Tan importante como el ahorro es la practicidad. En un 7 podés almorzar un tostado de jamón y queso, que originalmente era un sandwichito que sacaste de la heladera y la chica que te cobró te lo tostó en el grill, ¿no es una tierna? O si te llevás una bandejita de fideos con pollo y vegetales, te la calientan en el microondas y te lo dan en una bolsita con tenedor y palitos chinos, para que elijas cuál preferís. Hace unos días acá en Tailandia descubrí unos volcancitos de chocolate que en el mostrador te los calientan también en el microondas, y los podés acompañar con un mini-potecito de helado de vainilla, todo por el equivalente a un dólar. Y salís del local, feliz con tu postre y la cucharita de plástico que te dieron para que te lo bajes ni bien pongas un pie afuera de la puerta. El 7 te soluciona la vida, y eso es algo que me llega a lo más profundo del alma.

¿Necesitás desayunar? Ahí está 7-Eleven con una chocolatada y un muffin, ambas cosas por menos de 5 dólares de Singapur. ¿No sabés cómo resolver tu almuerzo de la forma más barata posible? Ahí está 7-Eleven con una bandejita de arroz con vegetales al curry por sólo 32 bahts tailandeses. ¿Te caíste de la bici y te hiciste pelota la rodilla? Ahí está 7-Eleven para levantarte el ánimo con un chocolatito Meiji por 99 yenes japoneses, pero ojo con los empleados, que seguro se habrán muerto de risa si te vieron aterrizar.

Si conocen a alguien de recruiting de 7-Eleven Holdings, ¡avísenle que estoy lista para hacerles mejor publicidad si me auspician el próximo viaje!

Flor

Flor

Leave a Comment

Show Buttons
Hide Buttons