8 consejos para reservar el mejor (y más barato) hotel por internet

8 consejos para reservar el mejor hotel por internet

No hace falta ni decir que elegir buenos hoteles, lindos, baratos y cómodos es una parte fundamental en el armado de un viaje. Créanme que la experiencia del alojamiento es importantísima para determinar cómo te sentís respecto de la ciudad donde estás: yo la he pasado mal en varios lugares y sé que el hotel donde nos hospedamos tuvo mucho que ver con mi esas sensaciones negativas.
Sigan adelante y lean con tranquilidad mis 8 consejos para reservar el mejor hotel por internet; les prometo que este post no va a ser en nada como el sermón insufrible del tipo de Trivago…

paragraph space

1. Chequeá las referencias

Las referencias no son infalibles y siempre te vas a encontrar con comentarios del quisquilloso o el que se las da de estrella de Hollywood, pero son la herramienta más importante que tenés para conocer el lugar donde te vas a alojar a partir de la experiencia de otros huéspedes como vos. Si una sola persona comenta que el baño estaba sucio, puede tratarse de un caso aislado. Si quince comentarios de veinte dicen que el baño estaba sucio, y son referencias recientes, ahí habría que pensarlo mejor. Es todo cuestión de saber leer a través de las referencias y aprender a descartar las que son pura queja por amor a la queja. Siempre hay por ahí dando vueltas alguien que comenta con la intención de joderle la vida al otro, pero son más los que dejan un comentario sincero y confiable.

paragraph space

2. Leé bien el nombre del hotel

Puede sonar tonto, pero cualquiera se puede confundir. A nosotros, que somos súper cuidadosos con todos los detalles de nuestro itinerario, nos pasó una vez en Albania que nos confundimos el Luxury Center Apartment Tirana con el Luxury Apartment Tirana. Y estaban lejísimos uno de otro, así que terminamos perdiendo como medio día en la reubicación (porque para colmo el departamento correcto estaba en una dirección terriblemente complicada). Un caso así es un poco extremo, pero nunca está demás rechequear los nombres y direcciones de los hoteles que reservarmos, especialmente en ciudades grandes donde puede haber varios hoteles con nombres similares.

paragraph space

3. Más céntrico no siempre es mejor

Más céntrico significa más accesible pero también muchas veces más ruidoso y, dependiendo del caso, más caro. Yo prefiero estar a un bus o algunas estaciones de metro de distancia, y ahorrarme todo el ruido constante del centro que, ojo, durante la noche es igual de intenso que durante el día. Especialmente en las ciudades demasiado pequeñas para la cantidad de turismo que reciben, o en las ciudades donde la infraestructura turística está muy bien encapsulada en determinados barrios o zonas.

paragraph space

4. Si algún detalle no te cierra, no reserves esperando un milagro de última hora

Esto es como una relación de pareja: lo que al principio no te molestaba, termina por sacarte de tus casillas cada vez más a medida que con el tiempo lo ves mejor. Si hay alguna parte de la descripción del alojamiento sobre la que dudás, o que te hace ruido o por alguna razón no te termina de caer del todo bien, te recomiendo que no sigas adelante con la reserva. No es por ser pesimista (sino mas bien realista), pero es probable que lo que viste en la web del hotel que no te gustó, en la realidad termine siendo peor. Evitate el mal momento si ya lo venís previendo. Nosotros una vez reservamos un hostel bastante feo en Ereván, la capital de Armenia, y nos dijeron que nos daban la habitación privada por dos noches pero que después teníamos que cambiarnos a una compartida. Y dijimos bueno, no puede ser tan malo. LO FUE.

paragraph space

5. Siempre tratá de reservar con anticipación

Por lo menos en Europa, para mí esta es una regla de oro. Y en Oceanía también, porque son dos continentes medianamente caros o directamente muy caros. A mí me encantan la aventura y la impredecibilidad, pero prefiero dejarlas para Asia y en Europa reemplazarlas por la previsión y la prudencia. ¿Suena aburrido? Obvio. Pero siempre prefiero eso antes que terminar pagando demás en errores de planificación.

paragraph space

6. Compará precios en diferentes buscadores

Ahora existen miles de buscadores de hoteles online, casi literalmente: Trivago, Hotelia, Hostelworld, Momondo, Almundo, Atrapalo, Hotelnights, etc. Nosotros siempre usamos Booking ya que casi siempre tienen los mejores precios, no hay hotel que se precie que no esté en su plataforma, y todos los huéspedes se comprometen a dejar un comentario sobre su experiencia, por lo cual las referencias son siempre variadas y están al día.

Un poquito de inspiración si estás pensando a dónde ir en tu próximo viaje…



Booking.com

paragraph space

7. Conseguí mejores precios fuera de las temporadas turísticas

Los fines de temporada y los meses entre temporadas son los mejores momentos para viajar, ya que los precios de los hoteles son mucho más accesibles que durante el momento de más movimiento túristico. Ventajas: el alojamiento y los servicios en general son más baratos, y la experiencia de viaje fuera de temporada es en mi opinión la más disfrutable por la tranquilidad con que se puede recorrer. En Santorini nos pasó que llegamos al final de la temporada de verano, y no podíamos creer lo económica que era la noche en habitaciones de hoteles lujosos que solo dos o tres semanas atrás hubieran sido impagables.

paragraph space

8. Elegí el hotel en función de tu tiempo de estadía

La verdad es que no tiene sentido tomarse todos los recaudos para reservar un hotel, ni buscar durante horas hasta dar con el mejor si es sólo para pasar una noche. Al igual que no tendría sentido descuidarte y reservar cualquier alojamiento sin checkear referencias ni asegurarte de cómo son las instalaciones si te vas a quedar, pongamos por ejemplo, siete noches.

Flor

Flor

Leave a Comment

Show Buttons
Hide Buttons