Qué es y cómo se usa Airbnb, la plataforma de alquiler de departamentos

Qué es y cómo se usa Airbnb, la plataforma de alquiler de departamentos

Nuestra primera vez con Airbnb fue en Sídney, Australia, en el departamento en un segundo piso de una pareja joven que vivía a pocas cuadras de la playa de Bondi. Cuando llegamos ellos no estaban, porque estaban trabajando, pero nos habían dejado la llave abajo de la alfombra y una notita en la mesa donde nos daban la bienvenida y nos explicaban brevemente la disposición de los cuartos de la casa. El texto escrito a mano nos pedía que nos sintiéramos cómodos usando las áreas comunes como si fueran nuestras, y entre caritas felices nos habilitaba la contraseña del wifi. Una habitación doble con vista a una calle súper tranquila y una escuela primaria en la cuadra de enfrente, una cocina nuevísima y un living hermoso todo para nosotros solos, porque Melissa y Sam pasaban mucho tiempo afuera y nuestros horarios no coincidían. Después de eso conseguimos trabajo en distintos puntos de Australia y cuando nos fuimos de viaje por Europa, hicimos Airbnb en casi todas las ciudades que visitamos. Lo mismo en este viaje, cuando no estamos hospedándonos a cambio de publicidad en el blog.
paragraph space
Airbnb es una plataforma de reserva de alojamiento un poco distinta de la que en general estábamos acostumbrados hasta no hace mucho tiempo. En nuestros dos primeros viajes en 2011 y 2012 hacíamos todo hostel/pensión/guesthouse, hasta que más adelante descubrimos que en Airbnb podíamos encontrar opciones de hospedaje más variadas y privadas. Porque no es que no nos guste tener contacto con gente viajera que está en la misma que nosotros, pero necesitamos mucho de nuestro propio espacio para desparramar cosas, aislarnos del ruido, escribir, leer y poder disponer enteramente de un sitio que sea temporalmente nuestro y que no necesitemos compartir con desconocidos (una cosa es la calle y otra cosa es el lugar donde descanso y me retiro en mí misma). Cosa que la dinámica de una habitación compartida de hostel no nos permitiría nunca, y a veces ni siquiera una habitación privada, dependiendo de qué tipo de hostel sea. Los party hostels están en mi lista más negra que los agujeros negros en el espacio de las cosas que no soporto mientras estoy de viaje. En cambio, alquilando un departamento a través de Airbnb nos aseguramos -si leemos bien los comentarios y las referencias del anfitrión- de tener una habitación propia, una cocina más o menos equipada (importantísimo para mí; cuantos más utensillos mejor y cuanta más tranquilidad pueda tener mientras me dedico a la comida, también) un baño ensuite o compartido y un contacto más personal con el dueño de casa, con quien nos podemos sentar a tomar una taza de té y charlar sobre la vida.

que-es-airbnb-2
paragraph space

¿Cuáles son los pasos para empezar a reservar alojamiento?

1) Registrate con tu cuenta de Facebook o con tu dirección de e-mail y datos personales, tras lo cual recibirás un correo de confirmación que tendrás que completar para poder darte de alta. De esta forma vas a estar ingresando a la página solamente como huésped, ya que para ingresar como anfitrión los pasos son diferentes y en ese caso deberías ir a la opción Become a host. Si te registrás a través de este link, yo recibo un cupón de descuento por referirte, y cuando tengas tu cuenta seteada vos podrás recibir uno también por cada persona que invites a unirse a la red de Airbnb.
paragraph space
2) Completá tu perfil: poné tu nombre real, una foto tuya actualizada, tu género, tu lugar de residencia y otros datos que te interese que los posibles anfitriones sepan sobre vos. Tu fecha de nacimiento y número telefónico no se van a mostrar en el perfil público, pero el número va a poder ser visto por tu anfitrión una vez que hayas hecho una reserva.
paragraph space
3) Si podés conseguir que un amigo o contacto que esté registrado en Airbnb te deje una referencia personal, mucho mejor para inspirar confianza a quienes te van a estar alojando. No necesita ser alguien te haya hospedado previamente, sino simplemente un contacto que pueda escribir algo positivo sobre vos como potencial inquilino. Si nadie te escribe una referencia personal, no pasa nada. Esto es un plus y no un requerimiento. De todas maneras vas a empezar a conseguir referencias de los dueños de las casas una vez que comiences a alojarte, y luego de cada experiencia ellos escriban reseñas sobre tu estadía. Sean positivas o negativas, todas estas reviews se van a mostrar en tu perfil.
paragraph space
4) Escribí en el buscador la ciudad donde necesitás hospedaje, seleccioná las fechas de tu estadía, la cantidad de huéspedes, elegí uno o todos los tipos de habitación que te interesan (habitación compartida, habitación privada o departamento entero) e iniciá la búsqueda. Se va a desplegar un listado de todos los alojamientos disponibles en la ciudad según el criterio de tu búsqueda, y un mapita adjunto + una escala de precios van a aparecer en la página. El rango de precios lo podés modificar según lo que te dispongas a pagar.
paragraph space
5) Cuando hayas elegido la habitación o departamento que te gusta, leé bien la descripción que hace el anfitrión del alojamiento y las referencias que le dejan los huéspedes. Es importante no dar nada por sentado y hacer preguntas al dueño de la casa si hay alguna especificación que no te quedó clara o si querés consultarle algo en particular. De todas formas en la descripción debería estar escrito todo lo que necesitás saber: si hay cocina, si hay wifi, si en la casa hay mascotas, si se puede fumar, la cantidad de huéspedes permitidos y las reglas de la casa entre otros datos.
paragraph space
6) Hacé tu reserva. Bajo el precio por noche y el valor total a pagar por tu estadía en el cuadrito que va a figurar a la derecha, pueden aparecer dos botones: uno que diga Reserva ahora y otro que diga Solicita una reserva. Si dice Reserva ahora significa que podés reservar la habitación o el departamento en el momento sin necesidad de que tu anfitrión chequee su disponibilidad, y Solicita una reserva significa que tenés que consultar con el dueño de casa si tus fechas le convienen. Sin embargo, en éste último caso te conviene hablar con tu host directamente clickeando en la opción Escribe al anfitrión de su perfil para consultarle si el alojamiento está disponible en tus fechas. Si es así, te va a enviar una pre-aprobación reconfirmándote el precio total por la cantidad de noches. De esta forma lo único que a vos te queda por hacer es poner los datos de tu tarjeta de crédito y pagar, mientras que si clickeás directamente en la opción de Solicita una reserva la dueña de casa te puede cancelar la reserva por falta de disponibilidad o por cualquier otra razón, y vos te privás del elemento de la comunicación directa que siempre es lo ideal para establecer relación con la persona que posiblemente te hospede.
paragraph space
7) Hacé el pago. Airbnb te va a dar a elegir si querés pagar con tarjeta de crédito o mediante PayPal, y si la transacción se hace sin problemas te va a llegar un mensaje reconfirmándote la reserva, y ahora sí, la dirección de la casa y el número de teléfono de tu anfitrión.
paragraph space
8) Después de haberte alojado, escribí una reseña sobre tu estadía: la web te da un plazo de 14 días para dejar un comentario donde cuentes cómo fue tu experiencia en líneas generales, y aplica la misma regla para el o la dueña de casa.
paragraph space

¿Qué hago si hay algún problema en una reserva o durante mi estadía?

Afortunadamente, Airbnb tiene un equipo de customer care muy eficiente cuando se trata de inconvenientes. Quiero que sepan que esto no lo digo porque tenga un acuerdo con Airbnb (no estoy recibiendo absolutamente nada a cambio de este post y nadie de la web sabe que estoy escribiendo esto ni lo va a leer jamás), sino por puro amor a esta plataforma a través de la que conseguimos alojamiento en departamentos tan lindos, amigables y cómodos. Pero a veces las cosas pueden salir mal, y la web tiene un botoncito llamado Help Center desde donde se puede enviar un mail a los representates de atención al cliente que suelen ser bastante rápidos en responder. Una vez un anfitrión en Italia nos canceló una reserva con muy poca anticipación a nuestra estadía, y cuando escribimos un mail con el problema al centro de ayuda nos respondieron con un cupón por un poco más del valor que originalmente íbamos a pagar por la habitación alquilada. Otra vez hace muy poco, en Tiflis, nos alojamos en la casa de una señora georgiana muy intensa que no podía comunicarse en otro idioma que no fuera ruso, y se quejaba muy seguido de los consumos de electricidad al punto en que no le había gustado mucho que le pidiéramos usar el lavarropas, y teníamos que cuidar todo el tiempo de no tener demasiadas luces prendidas. Escribimos un mail al Help Center, sólo para ver qué decían, y nos ofrecieron otro cupón con el que abonamos enteramente algunas noches en un departamento de Atenas que vamos a usar cuando estemos en Grecia. Esta era la segunda opción que nos dieron: la primera era un voucher de descuento para cancelar el resto de las noches en la casa de la señora molesta y hacer una reserva en otro lado, pero la verdad es que no teníamos muchas ganas de movernos y la situación no era tan mala. Varias otras veces recibimos cancelaciones de reservas ya abonadas, y Airbnb nos reembolsó el importe sin problemas en todos los casos.
paragraph space

¿Es recomendable Airbnb?

Claro que sí, ¡muchísimo! Nosotros nos hemos alojado en más de 25 habitaciones, departamentos y casas a lo largo de estos últimos 3 años, y el 99% de nuestras experiencias fueron positivas. Hemos compartido charlas entre shots de palinka (bebida alcohólica rumana demoledora de barreras idiomáticas) con nuestra anfitriona que trabajaba como florista en un pueblito de Rumania, meriendas en su departamento de Zagreb con una periodista croata que todavía guardaba su pasaporte yugoslavo y cenas cocinadas entre las dos con Elisa, una ingeniera en alimentos que nos alojó en Sicilia y que soñaba con irse a trabajar a España para tener mejores oportunidades laborales. A veces estuvimos en un departamento completamente solos los dos, y otras compartimos casa con algún anfitrión no demasiado abierto a la charla pero siempre con la mejor predisposición.
¿Podés tener una mala experiencia con Airbnb? Tanto como podés tenerla en un hotel 5 estrellas o en un hostel.
¿Las ventajas? Más tranquilidad, más privacidad, más espacio y más contacto con gente local de la que podés aprender mucho sobre la vida cotidiana de cada ciudad que visitás.

Flor

Flor

Leave a Comment

Show Buttons
Hide Buttons