¡Nos vamos a Australia!

¡Nos vamos a Australia!

Un clásico: los días finales de nuestros viajes siempre se convierten en una especie de momento reflexivo. Estamos caminando por Madrid, Frankfurt, Bombay. Pensamos, volvemos a pensar, se nos ocurren ideas, las desechamos, le damos mil vueltas al asunto. Estar en Argentina se nos hace cada vez más difícil.

Sin meterme en temas políticos ni económicos, y sin hablar por ambos, ya que Martín tendrá algunas razones similares y otras diferentes a las mías que lo muevan a querer emigrar, yo en resumidas cuentas siento que la identidad nacional…no me identifica en absoluto.

Los intereses colectivos me interesan poco, el humor argentino me da ganas de esconderme o llorar en lugar de reírme, y la deliberadamente cerrada mentalidad de la población me repele. Me repele que como nación nos importe únicamente lo que pasa de la puerta para adentro, me repele que no nos interese explorar lo que hay afuera de Argentina porque pensamos que nuestro país es mejor que los demás y que los extranjeros son menos o siempre tienen algo digno de ser criticado sean cuales sean sus países de residencia, me repele que no sepamos reconocer la bandera de Perú, me repele que pensemos que en India viven extraterrestres, me repele que no tengamos ni un mínimo de respeto por el otro y me repelen las ganas de lograr las cosas pasando a los demás por arriba y aplicando la ley del menor esfuerzo.

En contra de lo que muchas mentes conservadoras puedan decirnos al conocer nuestro deseo de irnos a probar suerte a otro país, yo me atengo a lo que se convirtió en mi filosofía en éste último tiempo después de volver de Asia: mientras seas joven, tengas energía, y no tengas ataduras del tipo casa/departamento/matrimonio/hijos, el momento de hacer lo que querés es ahora. Dejá de postergar tus sueños en pos de cumplir con lo que la sociedad espera de vos y perseguí tu propia felicidad donde sea que esté. El trabajo es importante pero si te esclavizás a él durante años y años, la libertad de la que podrías gozar en este momento de tu vida no te la va a devolver nadie. La empresa a la que le regalaste todo tu tiempo y esfuerzo, tampoco.

Así que, (dejando de lado las sutilezas antisistema) si sos como nosotros y pensás que todo cambio es positivo si disfrutás de expandir los horizontes de tu mente, probablemente en algún momento se te haya cruzado por la cabeza la posibilidad de embarcarte en la experiencia de la Work and Holiday Australia. A esas personas está dedicado este post, basado en mi humilde experiencia.

A continuación me dispongo a detallar la parte última y más heavy de toda la documentación que hay que recolectar para aplicar a la visa Work and Holiday, dejando a otros que cuenten en mi lugar la primera parte de los trámites en más profundidad:

Martín explica todos los pasos del checklist, ya que parte de estos trámites los hizo él por los dos, en Cueva del Viajero.

Otro blog muy recomendado y que a nosotros nos ayudó un montón cuando no sabíamos por dónde empezar, es Yo me animo y vos.

Una vez que terminamos todo el papeleo más light, aunque no poco burocrático, llegó la hora de mi némesis: el (vulgarmente llamado) extracto bancario, que realmente no es más que una nota del banco certificando el monto existente en la cuenta.

Para el momento de este último paso yo estaba medio al horno monetariamente, ya que ya se me habían ido unos $11.000 en el aéreo Buenos Aires – Sydney que había sacado hacía unos meses. Pero con ayuda de mi viejo, que me facilitó la cuenta para hacer el depósito, y de Martín, junto con el resto de mis fondos pudimos lograr la suma necesaria. Ésta debe ser equivalente o mayor a 5000 dólares australianos (AUD) al cambio del día. Esto es sin contar el pasaje, del que también hay que presentar pruebas en forma de ticket electrónico. En caso de no haberlo sacado aún, el monto que hay que demostrar asciende a unos 7000 AUD (2000 AUD extras serían para adquirir el aéreo).

Como la cuenta bancaria no era mía lo que hice fue presentar una nota en la que mi papá me autorizaba a disponer de su caja de ahorros, aclarando el número de la misma, y nombre, apellido, DNI y firma de dicho titular incluídos en la carta, además de una fotocopia de las primeras dos páginas de su DNI.

Finalmente lo se me expidió fue un comprobante de saldo al día firmado y sellado por el banco, junto con una nota adicional certificando el buen cumplimiento del titular de la cuenta, lo cual no hacía mucho a los efectos de demostrar los fondos, pero quise llevarme todo lo que pudiera con la firma y el sello del banco para quedarme más segura de que esas notas me iban a servir para el momento de aplicar a la visa.

Al día siguiente fuimos con Martín a la Embajada de Australia (ubicada en un limbo entre Palermo y Belgrano, sobre la calle Villanueva 1400 esq. Zabala) para mi aplicación, ya que él la había tramitado unas semanas antes que yo y ya le había sido otorgada la visa.

Por suerte sólo habían dos personas antes que yo y me atendieron muy rápido. Cuando llegó mi turno la empleada chequeó toda mi documentación, a saber:


– DNI + fotocopia a color de la primera y segunda hoja

– Pasaporte + fotocopia a color de la primera y segunda hoja

– Comprobante de fondos del banco + fotocopia de DNI y autorización firmada por el titular de la cuenta (en caso de que la misma no sea propia)

– Impresiones de los tickets electrónicos e itinerario de vuelo (se pueden ver de forma más completa desde Virtually there ó Check my trip)

– Título terciario firmado por las autoridades de la institución

– Solicitud de visa impresa y completa (formulario 1208 que se puede descargar desde el sitio de la Embassy)

– 1 foto carnet reciente

– Certificado de nacimiento sellado por el Registro Civil

– Impresión de los resultados del examen TOEFL

– Nota verbal sellada por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto

– 365 AUD al cambio del día en pesos ($1860 al 07/06/2013)

Luego de entregar mi carpetita entera a la empleada me dieron como comprobante un ticket de lo que aboné, ¡y listo!

Al día siguiente me llegó por mail la visa bajo el asunto “Visa Grant Notice”, que se ve así:

nos vamos a australia

Flor

Flor

4 comentarios

  • Miguel de Retiro
    junio 18, 2013 en 2:11 pm

    Qué grande tu compañero Martín! La tenía re clara con todo y te re ayudó! Éxitos para ambos dos! Fuerzaaa!

  • roy
    junio 18, 2013 en 3:25 pm

    Muy buena data…pienso viejar a fin de año para alla,…Pregunta: Donde conseguiste un viaje, a proximadamente a 11.000 pesos? donde me conviene buscar ofertas? en despegar.com no bajan de aprox 17.000..Gracias!

  • Ezequiel
    junio 18, 2013 en 6:17 pm

    Muy bueno el post!! El 7 de Agosto tmb voy para alla!!
    Roy yo lo saque por Aerolineas Argentinas y me salio $8800, todavia no lo puedo creer lo barato.

  • brunobo
    junio 24, 2013 en 10:49 pm

    Guauuuu! la forma en q expresaste las razones por las q te vas de Argentina es excelente, a mi me pasa exactamente lo mismo pero creo q jamás lo podría haber expresado en forma tan clara y concisa.

    No hay que mandar más el mail a la embajada solicitando la entrevista?? yo soy de Córdoba y estoy haciendo malabares para hacer lo de la nota verbal e ir a la embajada de Australia sin tener que quedarme muchos días en Buenos Aires

Leave a Comment

Show Buttons
Hide Buttons