Guía completa para viajar por Albania

Guía completa para viajar por Albania

Ya me había enamorado de la cultura albanesa mucho antes de llegar a Albania, cuando todavía estábamos en Kosovo. Porque le duela lo que le duela a Serbia, Kosovo es albanesa. Me gustó por su alma agrícola y por su onda no me importa nada que lo que esté pasando en Europa, en Medio Oriente o en la China; yo estoy acá tranqui y no necesito involucrarme en los quilombos de nadie, pero también porque Albania es como el Ave Fénix. Después de cuarenta años bajo una dictadura comunista que sólo rivalizó en hermeticidad y barbarie con el régimen de Stalin en la URSS, los albaneses podrían haber ido a parar a cualquier lado. Hoy podrían ser depresivos crónicos, podrían descreer de la perspectiva de un futuro próspero, podrían haberse abandonado completamente al túnel oscuro que suelen transitar todos los pueblos arruinados por personajes nefastos que se sueñan reyes a la cabeza de imperios tecnocráticos. Podrían, y deberíamos disculparlos porque tendrían razón. Pero no hicieron ninguna de estas cosas. Por el contrario, Albania es uno de los países más optimistas que conozco, además de hospitalarios, alegres y positivos. Trabajadores también, y esa es una cosa que me asombra de los albaneses: tal vez lejos todavía de las últimas tecnologías o de las técnicas más modernas, pero en un terreno baldío arman un cafecito bonito con lo que pueden, y los emprendimientos familiares tienen tanto peso que casi no queda lugar para las cadenas internacionales. Así de fuerte y hermosa es la gente de Albania.

Por eso antes de venirte de viaje por el país más mágico de los Balcanes no dejes de leer esta guía para enterarte de cómo se mueve y de qué va este país tan mal entendido por muchos y al que pocos se aventuran (y también podés leer acá las 15 curiosidades que más me llamaron la atención de Albania).

La moneda oficial en Albania es el lek (1 euro = 137 leks).

♦ El albanés es un idioma muy influenciado por el griego y el latín y tiene dos principales dialectos: el gheg al norte del río Shkumbin, y el tosk al sur. Hay varios otros dialectos, menos usados, y todos se escriben en el alfabeto latino. Como segunda lengua los albaneses suelen hablar italiano, alemán y hasta español; el inglés casi no se usa (y lejos de las costas, el italiano es más un cúmulo de derivaciones de los términos sí/no/capito/non capito).

Albania es un país de mayoría musulmana con un poquito más del 50% de su población adhiriendo al Islam (herencia del Imperio Otomano), mientras que el resto de los creyentes son cristianos ortodoxos, católicos y sufíes de la orden Bektashi.

En albanés, el nombre del país es Shqipëria, que se traduce como “tierra de las águilas” o “hijos de las águilas”, haciendo referencia también a su geografía montañosa.

 


paragraph space
Guía completa para Albania
paragraph space

Breve historia de Albania sin respirar

Durante la antigüedad el territorio albanés estuvo habitado por los ilirios, una tribu no helénica semi-asimilada por Grecia. Para la Edad Media Albania había sido capturada por el Imperio Romano de Oriente y recapturada por el Imperio Búlgaro hasta que Carlos I de Nápoles, el rey de una breve dinastía siciliana, la estableció como el Reino de Albania y se coronó a sí mismo su soberano. A principios del siglo XV Albania queda bajo la órbita del Imperio Otomano, no sin varias batallas libradas por Skanderbeg, el héroe nacional, para mantener a los turcos a raya (que no lograron evitar la propagación del Islam). En 1878 se forma la Liga de Prizren en territorio kosovar con el fin de establecer una administración autónoma en Albania, pero sin romper con el dominio otomano. Pero los planes cambian y finalmente Albania logra su independencia de los turcos, a lo que le sigue la formación de la primera República de Albania que pronto es ocupada por las potencias del Eje durante el comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Alrededor de este momento se forma el Movimiento Nacional para la Liberación de Albania, un grupo comunista liderado por Enver Hoxha, el dictador que toma el poder albanés luego de la derrota de la Alemania nazi y sus chupamedias aliados italianos. Los conflictos entre nacionalistas y comunistas desembocan en una guerra civil exitosamente sofocada por Hoxha, que se pone a la cabeza de la “República” “Popular” de Albania, luego renombrada acordemente República Popular Socialista de Albania. Long story short: Hoxha resulta ser más papista que el Papa, un stalinista fanático que a lo largo de sus 40 años en el poder termina rompiendo relaciones con todos sus vecinos y aliados socialistas por considerar sus regímenes demasiado transigentes con el poder imperialista de Estados Unidos, prohíbe a cualquier persona salir de Albania, sume a su país en la pobreza absoluta y en el terror constante a la tortura y la ejecución por “traición al partido”, construye en su paranoia cientos de miles de búnkers en caso de ser atacado por cualquiera de sus múltiples enemigos ilusorios y termina postrado en una silla de ruedas hasta que por fin se muere en 1985, nombrando antes de pasar a mejor vida al hombre que lo sucedería. Ramiz Alia toma el lugar de Hoxha y no le queda otra opción que convertirse en el Nikita Jrushchov de Albania, prometiendo cambios y democratización a diestra y siniestra para frenar las marchas y las protestas, principalmente estudiantiles, que empezaban a amenazar su estabilidad política. En 1994 lo arrestan por abuso de poder y es reemplazado por Sali Berisha, el primer presidente elegido democráticamente en Albania después de la dictadura comunista, y con él vuelven las elecciones generales bajo términos democráticos. Listo, terminé.

paragraph space
Guía completa para Albania (7)

Albania otomana

Guía completa para Albania (9)

Soldados italianos de Mussolini entrando en Durrës en abril de 1939

Guía completa para Albania (8)

Hacia nuevas victorias. Que viva el pueblo, que viva el partido, que viva Enver“.

paragraph space

Dinero y precios

Nosotros siempre nos reservamos un presupuesto de entre 800 y 1000 leks diarios, lo justo para comer bien pero sin pretensiones, comprando frutas y verduras de mercados callejeros, preparándonos comida en nuestro alojamiento y haciendo almuerzos callejeros: básicamente la misma modalidad de toda la vida en nuestros viajes. A nosotros los precios de Albania nos resultan baratos y a los albaneses también: los sueldos acá no llegan a los 500 euros mensuales, pero la vida es extremadamente barata y la gente consume mucho, todo el tiempo. Todos los bares y restoranes están siempre llenos, igual que los mercados. En Tirana el dueño de un negocio de comidas nos contaba que comprando directamente a los productores en el campo el kilo de tomate le sale 30 centavos de euro, y los 25 kilos un poco más de un euro.
Los costos de todos los días son algo así:

– Un sandwich vegetariano: entre 100 y 150 leks
– Una ensalada griega: entre 200 y 250 leks
– Un kilo de tomates: 70 leks
– Un kilo de bananas: 150 leks
– Un qevap de 5 piezas: entre 100 y 150 leks
– Un choclo asado en la calle: 50 leks
– Una bocha de helado: 30 leks
– Un burek: 30 leks
– Una porción de torta: entre 100 y 150 leks
– Una botella de agua oxigenada de 200ml: 130 leks (Martín se cortó el talón bajando de la Pirámide de Tirana, y bueno…)

paragraph space

Shkodër

En albanés se pronuncia Shkodra: es una ciudad que pareciera muy tranquila que está casi en la frontera con Montenegro, donde los dos países comparten el lago Shkodra. Tiene un mercado callejero, algunas mezquitas importantes y un estadio de fútbol nuevísimo que todavía está por terminarse. La plaza de la democracia con su extraño monumento tubular es el punto más central de la ciudad.
paragraph space

¿Qué ver en Shkodër?

– La peatonal principal es donde pasa todo en la ciudad: la gente joven se reúne a tomar una cerveza en los bares, a comer o a pasear, los vendedores promocionan sus chucherías nacionalistas y nunca falta el grupito de niños gitanos tocando el tambor para ganarse algunas monedas. Siempre hay música fuerte sonando y los negocios están abiertos hasta tarde. Desde acá se puede ver uno de los lados de la mezquita Ebu Beker, muy antigua pero con un frente totalmente renovado.

– La Fortaleza Rozafa es una ruina muy bien conservada del antiguo castillo donde los ilirios resistieron hasta ser capturados por los romanos hace más o menos dos mil años. La entrada cuesta 200 leks y el fuerte está en lo alto de una colina poco empinada que se sube muy rápido.

– Ura e Messit, o el puente de Mes, es un puente otomano muy viejo que se mantiene en buenas condiciones aunque está algo descuidado. El entorno es increíble porque está rodeado por una laguna de color turquesa cristalino que se forma en el río Kir, y todos los chicos jóvenes vienen acá a pasar sus tardes de vacaciones nadando. También hay niños y gente más grande: es el lugar elegido por todos en Shkodër para refrescarse. El puente no queda dentro de la ciudad sino a unos seis o siete kilómetros, pero es fácil ir y venir a dedo ya que el hitchhiking es una práctica muy difundida entre los viajeros que visitan Albania.

– El Museo de Historia de Shkodër.

Guía completa para Albania (6)

Guía completa para Albania (5)

Guía completa para Albania (2)

Guía completa para Albania (3)

Guía completa para Albania (4)

iconoblog excursion Desde Shkodër también se pueden hacer excursiones hacia el lago Shkodra, la reserva del lago Koman, el castillo de Drishti y la ciudad de Ulcinj en Montenegro.

iconblog bus El bus hacia Tirana nos salió 300 leks por persona. Los micros salen a cada hora desde la Sheshi Demokracia, justo debajo del cartel rojo de Vodafone, pero solamente los que van a Tirana, porque para cada destino hay un punto de salida diferente (ay, con esto de que Albania no tiene estaciones propiamente dichas…). El ticket de bus a Ulcinj, Montenegro, está €5.

iconoblog camita En Shkodër nos alojamos en el Wanderers’, una casita familiar convertida en hostel con un jardín muy lindo y recepcionistas jóvenes y buena onda.

paragraph space

Tirana

Perros callejeros, temperaturas insoportables, basura, gente por todos lados, autos, calles polvorientas, tránsito horroroso. Tirana es una ciudad capital, y como tal pareciera empeñada en vestirse de pies a cabeza con materiales que conducen el calor. Pero no todo es tan malo: Tirana al final nos terminó gustando. El problema es que es una ciudad altamente inflamable, de esas donde vuela la tierra, transpirás, el cemento está caliente y te querés morir. Caminar a las 12 del mediodía por la calle Dritan Hoxha es como estar en el infierno. No, pero de verdad; creánme que no es tan malo (seguro que no me creen). Tirana tiene unas zonas hermosas que para nada están cerca de la Plaza Skanderbeg, el centro neurálgico de la ciudad. Para ver una Tirana linda te tenés que ir al barrio de Blloku, a la zona universitaria o al Grand Park.
paragraph space

¿Qué ver en Tirana?

– El combo Plaza Skanderbeg y monumento a dicho personaje a caballo + mezquita de Et’hem Bey + Torre del reloj conforma el corazón del mapa urbano de Tirana. Al final de la plaza hacia el norte está el Museo Histórico Nacional, inconfundible gracias al popular mosaico que exhibe en su frente titulado “Los albaneses”: una imagen típica del realismo comunista.

– El Centro Internacional de Cultura, o la Pirámide para los amigos, es el antiguo Museo Enver Hoxha y uno de los últimos mamotretos comunistas que todavía quedan en Tirana. Es el monumento que más caro pagó Albania durante el socialismo y a lo largo de su historia se intentó convertirlo en diversas cosas que nunca tuvieron éxito, seguramente porque con lo feo que es nada podía salir bien: mausoleo, centro de convenciones, teatro frustrado. Ahora es mitad estacionamiento, mitad torre de comunicaciones. Y sí: por lo menos, que sirva para algo.

– El Blloku, el área donde antiguamente estaban todas las casas caras de los funcionarios del Partido Comunista, cayó en desgracia después del socialismo pero se recuperó bastante bien. Ahora es un barrio joven, ya que también está cerca de la zona universitaria, y es donde están todos los boliches de Tirana además de los restoranes y bares más lujosos (con lo cual está lleno de gente bien vestida, el caretaje en criollo, y si sos un croto como nosotros te vas a sentir un poco fuera de lugar). Pero para mí es la parte más linda de la ciudad.

– El Grand Park es otro lindo paseo para hacer en la ciudad: en el centro tiene un lago con un chorro de agua altísimo (no, Tirana, ni así lográs parecerte a Ginebra en lo más mínimo…). Los fines de semana está plagado de niños llorosos paseados por sus padres en cochecitos, chicos jugando, familias comprando pochoclos y choclos asados, gente haciendo ejercicio, grupitos fumando sustancias psicoactivas, etcétera. En una punta del lago hay una fuente, regalo de Kuwait, que imita el diseño de las torres de agua kuwaitíes con forma de hongos. Pero no funciona.

– La tumba de Enver Hoxha en el cementerio de Sharra.

– Bunk’Art, una serie de búnkers reacondicionados y convertidos en museo donde también se hacen eventos y muestras de arte. Estos búnkers datan de la época de Enver Hoxha, que los construyó de a cientos de miles cuando alucinaba que la Unión Soviética quería invadir Albania (¡jajaja!).

Guía completa para Albania (10)

Guía completa para Albania (11)

Guía completa para Albania (12)

Guía completa para Albania (13)

Guía completa para Albania (1)

iconoblog excursion Desde Tirana se pueden visitar los castillos de Preze y Petrela, el puente otomano de Brar, el Cañón de Erzeni y la hermosa playa de Lazlit Bay, a 30 kilómetros hacia el norte de la ciudad.

iconblog bus Los buses y minivans de Tirana a Durrës salen desde la rotonda del águila y el ticket cuesta 150 leks por persona. El recorrido es corto: son apenas casi 40 minutos.

iconoblog camita En Tirana nos alojamos en el CityView Apartment y en el Ikea Hotel Apartment, ambos súper recomendados y muy bonitos.

paragraph space

Durrës

Acá la heladería no se llama akullore, sino gelateria. Hay pizza y calzone en cada esquina, la gente te felicita diciendo “bravo” y a la autopista principal le dicen autostrada. Yo diría que Durrës es una especie de pequeña Italia que se filtró a través del puerto, y que además es un lugar donde siento una reminiscencia no del todo leve a la Costa Atlántica de Buenos Aires (el cóctel de olores de todos los restoranes juntos a la noche, la arena poco glamorosa, la gente agolpándose en la misma playa todos los años para ver las mismas caras que durante el resto del año pero con otra escenografía de fondo: ¿suena familiar?). Durrës no es el destino ideal de playa, o al menos no del tipo de playas casi caribeñas que imaginamos cuando pensamos en el sur de Albania; es el destino de vacaciones para los albaneses y kosovares, que no se quieren molestar en irse tan lejos y prefieren quedarse “donde está la movida”. Y ya.
paragraph space

¿Qué ver en Durrës?

– La costanera con sus mil luces y su parque de diversiones improvisado es una fiesta todos los días, especialmente de noche: hay restoranes de todos los rangos de precios, jueguitos para chicos, un samba, vendedores de choclos asados, heladerías ambulantes y toda clase de cositas típicas de kermesse. La playa, que está justo al lado, se mira y no se toca porque el agua está muy sucia y hace unos años han habido casos de infecciones cutáneas entre la gente que solía meterse a nadar.

La torre véneta frente a la entrada de costanera, que conserva una parte de sus muros adyacentes construidos varios siglos antes luego de una invasión visigoda.

El antiquísimo pero descuidado anfiteatro romano; nacido durante el siglo I antes de Cristo es el anfiteatro más grande en la zona de los Balcanes.

Guía completa para Albania (14)

Guía completa para Albania (15)

Guía completa para Albania (16)

iconblog bus El día que nos tuvimos que trasladar desde Durrës a Borsh fue una odisea. Borsh no es el mejor lugar para ir desde ninguna ciudad que no sea Vlorë o Sarandë. Primero nos tuvimos que tomar un colectivo urbano hasta Plepa, después una minivan hasta Vlorë y ahí hacer un último cambio a un bus que tardó cuatro horas para hacer un trayecto de 80 kilómetros. Parte del camino era de montaña y lleno de zigzags, está bien, pero el conductor parecía tener grandes problemas para hacer por lo menos dos cuadras sin pararse a levantar más gente, bajarse a comprar unas papas fritas o frenar para charlar con alguien. El bus, obvio, sin aire acondicionado, con más pasajeros que asientos y con paradas al baño que había que decretar amotinándose en una estación de servicio, porque si era por el chofer…La cuestión es que toda la jodita para llegar a Borsh, incluyendo el primer colectivo urbano hasta Plepa, nos salió un poco más de 1000 leks por persona.

paragraph space

La costa jónica

Palasa, Dhërmiu, Vuno, Himara, Qeparo, Borsh, Sarandë y Ksamil son de los pueblos con las mejores playas de Albania, y las menos explotadas también. Pero lo lamentable es que esto está cambiando. Ksamil ya está un poquito bastante lleno de turistas que vienen de casi todas partes de Europa y Sarandë también, al ser el principal punto de conexión con las demás ciudades chicas de los alrededores. Pero Borsh y Qeparo, por ejemplo, todavía siguen siendo playas tranquilas y de bajo perfil, con una infraestructura turística en estado embrionario que termina por convencer a los visitantes dubitativos de no gastar sus quince días de vacaciones en un lugar sin resorts, ni noche, ni restoranes de alta categoría. Son sitios ideales para conectarse con la naturaleza y las olas del mar, así que olvidate de encontrar más signos de civilización moderna que un par de barcitos en la playa y verdulerías. Acá la comida griega abunda: mucho pepino, aceitunas, queso feta, gyro y pan de pita.

Guía completa para Albania (17)

Guía completa para Albania (18)

Guía completa para Albania (19)

iconoblog excursion Desde Sarandë se puede ir en excursión al Blue Eye Spring, una piscina natural de tonos azules y verdes casi irreal que se forma en el río Bistrica, a unos 15 kilómetros de Sarandë. Una buena opción es hacer un tour con la agencia de viajes Sipa Tours. En el puerto de Sarandë también se pueden abordar los ferries que van hasta la isla de Corfú, y así entrar en Grecia. El pueblito de Ksamil es un buen punto de partida para recorrer las ruinas de Butrint, un antiguo asentamiento griego, conquistado más adelante por los romanos y el Imperio Bizantino.

iconblog bus La costa jónica de Albania se puede recorrer únicamente en buses y minivans, y moverse hacia el norte de Sarandë siempre implica tener que hacer una pausa en esta ciudad para cambiar de vehículo. Los boletos por cada tramo cuestan entre 200 y 250 leks dependiendo de las distancias. Nosotros pagamos 250 leks por el trayecto Borsh-Sarandë, y 100 leks para ir desde Sarandë a Ksamil. El bus entre Sarandë y Gjirokastër nos salió 300 leks. Tené en cuenta que casi no existen horarios de salida (y si existen la mayoría de las veces no se respetan), que tenés que salir bien temprano por la mañana porque nunca podés estar seguro de la frecuencia de los buses, y que un trayecto corto puede tomar más tiempo del que imaginás dependiendo de las ganas que el conductor tenga de llegar a destino.

paragraph space

Gjirokastër

Se pronuncia Girokastra y es un pueblito que nos encantó. Lo esperábamos más turístico, pero por suerte no había demasiada gente cuando fuimos. Es muy chiquitito, y lo que más llama la atención son sus viejas casitas otomanas de madera del siglo XIX con techitos de piedras planas de formas irregulares apiladas unas sobre otras a modo de tejado. El relieve del pueblo es muy desigual, con calles empedradas llenas de subidas y bajadas que permiten tener unas buenas vistas panorámicas sobre los grupos de casas en las colinas. Gjirokastër se divide en dos: en la parte alta está el casco medieval, y en la parte baja la zona nueva, donde está la mayoría de los cafecitos, heladerías, mercados y bares. El pueblo también es importante por haber sido el lugar de nacimiento del dictador Enver Hoxha.
paragraph space

¿Qué ver en Gjirokastër?

– El castillo de la ciudad, que es, según se dice, es el segundo más grande de los Balcanes y el responsable por el nombre de la ciudad: en griego, argyrokastro significa “castillo plateado”. La entrada cuesta 200 leks por persona.

– El casco medieval, compuesto por la calle principal donde están la mezquita principal, el bazar y las casitas de la época del Imperio Otomano.

– El Museo Etnográfico, donde se exhiben objetos y recrean escenas de la vida cotidiana en una antigua casa otomana de familia.

– La casa de Ismail Kadare, el novelista más célebre que dio Albania y que es conocido mundialmente. En su libro Crónica de la ciudad de piedra, relata la vida de la ciudad de Gjirokastër bajo la ocupación fascista durante la Segunda Guerra Mundial.

Guía completa para Albania (20)

Guía completa para Albania (21)

Guía completa para Albania (22)

Guía completa para Albania (23)

iconblog bus Desde Gjirokastër a Berat, el minibus nos salió 800 leks y lo tomamos en la estación de servicio que está sobre la ruta, donde también paran los buses y furgonetas que llegan desde otras ciudades. Es la “terminal de transportes” oficial de Gjirokastër.

paragraph space

Berat

A Berat, la primera ciudad museo más grande de Albania (la segunda es Gjirokastër) le dicen la ciudad de las mil ventanas y no sin una buena razón: las ventanas de sus antiguas casitas otomanas sobre las colinas miran hacia la parte baja de la ciudad como millones de ojos que vigilan las calles con atención. Berat está protegida por la UNESCO como Patrimonio Mundial de la Humanidad, lo que la hace uno de los sitios más visitados en Albania. La vista sobre todo el pueblo desde lo alto del castillo, con el río Osum actuando como divisor, es la postal más linda que nos llevamos del país.
paragraph space

¿Qué ver en Berat?

– El castillo o kalaja es el edificio más importante de Berat. La construcción fue empezada originalmente por los ilirios en el siglo IV antes de Cristo, mientras que la parte superior fue terminada por los bizantinos en el siglo XIV. Murallas adentro hay una ciudadela hermosa de suelo empedrado con un museo, algunas iglesias y una vista espectacular sobre la ciudad.

– La peatonal principal, con algunos cafecitos y restoranes donde se concentra la limitada vida nocturna de la ciudad. No llegues a comer más tarde de las 10 de la noche porque no vas a encontrar nada abierto.

El casco antiguo al final de la peatonal, cortado a la mitad por el río Osum.

– Las tres mezquitas de Berat, todas del período otomano.

Guía completa para Albania (24)

Guía completa para Albania (25)

Guía completa para Albania (26)

Guía completa para Albania (27)

iconoblog excursion Desde Berat hay excursiones al Parque Nacional del Monte Tomorri que se pueden contratar en cualquier agencia de viajes de la ciudad. Lo mismo las actividades como rafting por el río Osum.

iconblog bus Para llegar a Ohrid, en Macedonia, nos tomamos una serie de buses y minibuses que nos salieron 2100 leks por persona en total haciendo los tramos Berat-Elbasan, Elbasan-puesto fronterizo de Kjafasan en el lado macedonio, y por último Kjafasan-Ohrid.

Flor

Flor

5 comentarios

  • Dan
    julio 30, 2016 en 8:42 pm

    Muy bueno el marco historico que contaste en el articulo.

    • Flor
      Flor
      julio 30, 2016 en 9:51 pm

      Muchas gracias Dan, qué bueno que te haya gustado 🙂

  • Priscila
    agosto 1, 2016 en 12:15 am

    Fascinante, con la data muy pero muy completa. Me sorprende que sea tan barato :O

    • Flor
      Flor
      agosto 1, 2016 en 12:58 pm

      Súper barato, Pri! Albania te diría que es el país más económico de Europa, junto con Macedonia que es solo un poquititín más caro 🙂

  • Valera
    agosto 5, 2018 en 2:39 pm

    Hola! cómo estás? tu artículo me está ayudando muchísimo para organizar mi viaje a Albania desde Buenos Aires. Muchas gracias!! 🙂 🙂

Leave a Comment

Show Buttons
Hide Buttons