Guía explicativa para recorrer las ruinas de Pompeya

Guía explicativa para recorrer las ruinas de Pompeya

Seguramente al día de hoy, con todas nuestras posibilidades tecnológicas, no seríamos capaces de hacer frente a un volcán en erupción mucho mejor de lo que pudieron hacerlo los habitantes de la antigua Pompeya. La violencia inclemente de los volcanes nos hace tomar conciencia de toda nuestra indefensión como meros seres humanos, y a los pompeyanos les tocó vivirla en carne propia. Lamentablemente ninguno de ellos pudo llegar a contar la historia, y es en cambio la ciudad quien la cuenta por ellos.
 
Pompeya fue fundada entre los siglos 6 y 7 antes de Cristo por el pueblo prerrománico de los oscos, y prosperó en el comercio y en la agricultura gracias a la fertilidad de los suelos de Campania. Más adelante fue invadida por colonias griegas y finalmente tomada por los romanos y anexada al Imperio. La vida en Pompeya, sofisticada y compleja, se desarrolló naturalmente hasta el año 62, cuando un fuerte terremoto –parte de una serie de movimientos sísmicos que anunciaban el despertar del Vesubio– sacudió a la ciudad provocando daños que nunca se llegaron a reparar. Con la erupción del volcán, el año 79 terminó de decidir finalmente la suerte fatal de Pompeya. Todos sus habitantes murieron por asfixia a causa de las cenizas y la ciudad entera quedó enterrada bajo 25 metros de piedras y material piroclástico expulsado por el Vesubio. La nube de cenizas llegó hasta el norte de África. Se estima que 5000 personas perdieron la vida en Pompeya, y por suerte nadie sobrevivió para ver el río de lava que fluyó sobre la ciudad en lo que fue el último acto del volcán.
 
El drama de los pompeyanos quedó sepultado y olvidado durante varios cientos de años hasta que, en 1599, los trabajadores de la excavación de un canal para redireccionar el curso del río Sarno se encontraron con murales e inscripciones de una civilización desconocida y muy antigua. Esto dio inicio a la investigación y recuperación de Pompeya que hasta el día presente continúa en curso. Las frutas y vegetales que se encontraron aparentemente a la venta en los mercados callejeros y las jarras de vino selladas para la fermentación indicarían que la erupción tuvo lugar en octubre. Muchos otros fragmentos de la vida cotidiana sobrevivieron para explicar y describir en detalle los hábitos, rutinas y diversiones de los pompeyanos: juegos de dados, utensillos de cocina, candelabros, piezas de joyería, frascos de perfume, canillas, instrumentos médicos, vasijas, y hasta llaves (¿les parece imposible asimilar la idea de que cosas así hayan trascendido los terremotos, las cenizas, la lava y los miles de años? Yo no me lo puedo figurar).
 
pompeya (1)

pompeya (2)

pompeya (3)

pompeya (4)

pompeya (11)

pompeya (9)

pompeya (7)
 
El sitio arqueológico divide a la ciudad en 9 regiones dentro de las que están distribuidas viviendas particulares, áreas públicas, anfiteatros, tabernas, huertos, necrópolis, gimnasios, santuarios, graneros y hasta una panadería (¿¿alguien puede creer que hace 2000 años habían panaderías??). Lo mágico es que hoy se puede ver Pompeya tal como era en el año 79, como si alguien nos la hubiese dejado en pausa para poder verla hoy así detenida en el tiempo (un poquito destruida y complicada por el volcán, es verdad, pero con un poco de imaginación está todo ahí, completamente presente). Por ejemplo está la Casa del Poeta Trágico, en cuya entrada se puede ver un mosaico que muestra un perro con una correa alrededor del cuello y al pie una inscripción que dice “cave canem”: el primer cuidado con el perro de la Humanidad. En las distintas casas se ven bien claras las profesiones, estratos sociales y niveles adquisitivos de los propietarios. Las casas de comerciantes son las más espaciosas, generalmente decoradas con mosaicos de colores y murales. En la Casa del Cirujano, una de las viviendas más antiguas de Pompeya y una de las primeras en ser excavadas, se encontraron bisturíes, sondas y otros instrumentos quirúrgicos. En la Casa del Marinero hay algunos mosaicos decorativos que representan escenas de navegación en el mar.
 
La visita a los cuerpos la dejamos para lo último. Yo sabía que iba a ser chocante, pero tenía ganas de verlos desde que estudié Pompeya en la facultad hace como 6 o 7 años. Algunos están tras una vitrina en el Huerto de los Fugitivos y otros en los Graneros del Foro, en la plaza principal de la ciudad. Algunos acostados o sentados, como defendiéndose, y otros que están tranquilos también. Inluso un perro revolcándose panza arriba como en posición de juego quedó eternizado en la piedra. Todos están atrapados dentro de una cáscara de cenizas solidificada, lo que les da la apariencia de estatuas. En una especie de compulsión morbosa pero necesaria, los cuerpos son lo que todo el mundo quiere ver cuando visita el sitio arqueológico. Porque aunque hayan pasado miles de años, aunque parezcan sólo piedras inertes, en Pompeya vivieron personas que iban al mercado a comprar frutas, o al gimnasio, y que camino a sus actividades del día fueron sorprendidas por las cenizas y las piedras que empezaron a llover. Trataron de escaparse, de esconderse en sus casas, pero no hubo caso. Sólo les quedó esperar y dejar que el Vesubio hiciera su voluntad, ignorando totalmente que esos instantes de sus vidas, cientos de años en el futuro distante y borroso, se convertirían en el museo a cielo abierto más visitado del mundo.
 
pompeya (8)

pompeya 13

pompeya 14

pompeya 15

pompeya

pompeya (5)

pompeya (6)

pompeya (10)

pompeya (12)

 

 Información útil

֎ Cómo llegar: desde Napoli Garibaldi o Porta Nolana, con la línea azul de la Circumvesubiana en dirección a Sorrento te bajás en la estación Pompei Scavi. Saliendo de la estación, a la derecha pasados unos 150 metros, está la biglietteria del acceso principal por la entrada de Porta Marina.
 
֎ Precio: €11 la entrada para visitar solo Pompeya, y €20 la entrada válida por 3 días consecutivos para 5 sitios arqueológicos (Pompeya, Ercolano, Oplonti, Stabia y Boscoreale).
 
֎ Recomendaciones: usá zapatillas cómodas, ya que vas a estar caminando durante largas horas sobre adoquines altos e irregulares. Llevá una botella vacía y podrás recargarla en las numerosas fuentes de agua potable que hay ocasionalmente en las calles. Los sanitarios están en Porta Marina y Porta Nocera, y en la mitad de la Via Dell’Abbondanza.
 
֎ Encontrá en este link un mapa de la planta del sitio arqueológico.
 
Para más información, visitá acá el sitio web oficial del yacimiento arqueológico de Pompeya.

Flor

Flor

2 comentarios

  • El Viaje Amado
    febrero 26, 2016 en 6:11 pm

    Muy lindas fotos. Voy anotando todo. Todos los detalles de la vida diaria que se encontraron dan una idea de lo repentina que fue la erupción. Me encanta conocer esos detalles de la vida antigua. Saludos!

    • Flor
      Flor
      febrero 29, 2016 en 10:34 pm

      Viste, es mágico eso. Y Pompeya particularmente es espectacular. Un beso, Nes!

Leave a Comment

Show Buttons
Hide Buttons