A una semana de llegados: primeras impresiones de Auckland

A una semana de llegados: primeras impresiones de Auckland

Llegamos a Auckland hace menos de una semana desde Sidney. Como un círculo que se abre y se cierra, fue el primer y último destino de la primera etapa de nuestro viaje que consistió en dar la vuelta por Oceanía, Asia y Europa. Abandonamos la soleada ciudad de playas y Óperas y abordamos el vuelo que nos traería a Auckland, que nos recibió con frío y lluvia.

Entre trámites y fotocopias de documentos pudimos ver algo de la ciudad, aunque no en demasiada profundidad. La verdad es que no nos pareció gran cosa, ni muy diferente tampoco de las ciudades chiquitas –o los pueblos grandes, para el caso- de Australia. El CBD es el centro comercial (Commercial and business district: es el nombre de la zona del “microcentro” de todas las ciudades de Australia y NZ) y en él se encuentra la Sky Tower, el landmark más significativo de la ciudad, y es la torre más alta del hemisferio sur. No se olviden de este último dato, que es importantísimo (?). Sobre Queen Street, que es la calle principal del CBD, están todos los bancos, negocios, casas de cambio, sucursales de las compañías de celulares, restoranes y lugares de comida rápida, negocios de electrónica y cámaras, negocios de ropa, etcétera.

Notamos una gran cantidad de personas en situación de indigencia, muchos de ellos maoríes. Esto me hizo acordar a cuando en Australia nos habían contado que tanto en este país como en NZ, la pobreza es una “elección personal”, ya que el gobierno ayuda económicamente a la gente de bajos recursos, pero después ellos se gastan todo en alcohol y terminan en la calle pidiendo limosna. Vimos que, igualmente, los maoríes están bastante integrados a la vida social del país, y que se llevan bien con los kiwis (no como los australianos, que habiéndolas diezmado, tienen el descaro de ver a sus comunidades aborígenes como una molestia con la que hay que convivir solamente porque ellos estaban primero en esas tierras).

Otra cosa que no puedo creer es la cantidad de argentinos que hay por todos lados (aunque después de ver todos los comentarios en los grupos de Facebook de Nueva Zelanda, no sé por qué me extraña). De hecho me siento un poco intimidada por grupos grandes donde escucho ese acento mucho más que familiar; siento como si, después de tanto tiempo de estar “aislada”, se me hubieran oxidado las habilidades para hacer sociales en castellano. Pero seguro esto ya pasará cuando empecemos a estar más activos, porque por el momento sólo estamos en las preliminares del viaje. También hay muchísimos chilenos, pude cazar por ahí un poco de acento mexicano, y un millón de alemanes, que como siempre están en todos lados. Creo que si hubieran posibilidades para la vida humana en Marte, los primeros en tomarse el cohete turístico serían los alemanes. Después también hay otras comunidades que son las minorías que emigran al país permanentemente, como chinos, turcos polinesios e indios.

Por el momento sólo visitamos el CBD y un poquito del área de Mount Eden, desde donde se tiene una buena vista panorámica sobre la zona comercial y administrativa. El barrio que está al pie del montecito también es bastante lindo y tranquilo, con muchas casitas de esas típicas de madera que muchas veces, no tienen ni siquiera una cerca (de rejas ni hablar, porque no existen). Seguramente no sigamos viendo mucho más de Auckland, porque ahora que tenemos auto (que lo voy a manejar yo porque a Martín se le vence el registro: Nueva Zelanda no sabe lo que le espera), ya estamos saliendo para la Isla Sur, a agarrar el comienzo de la temporada de cherries que es un par de semanas.

DSCN4997

DSCN5018

No se pierdan el próximo post, que les voy a contar cómo hicimos para adquirir nuestro primer vehículo. Rápido, Robin : ¡al Workingholidaymóvil! (?)

Flor

Flor

Leave a Comment

Show Buttons
Hide Buttons