Itinerario interactivo: Rusia de punta a punta en tren - Transiberiano

Itinerario interactivo: Transiberiano – Rusia de punta a punta en tren

Nos debíamos Rusia. Rusia entera, después de dos pasos fugaces por Moscú -uno durante nuestro primer viaje por Medio Oriente y otro de unas pocas horas de escala con Aeroflot en un vuelo de Barcelona a Delhi- era una posibilidad que cada vez se volvía más real, cada día más tentadora. Finalmente decidimos darle con todo a ese sueño que teníamos de hacer el Transiberiano mientras estábamos en Australia, y lo marcamos en el mapa como un lazo que nos permitiera unir Corea con los países Bálticos y Europa del Norte.

Nuestro itinerario de viaje por Rusia, en orden exacto de ciudades, fue el siguiente:
Vladivostok – 3 noches
Jabárovsk – 3 noches
Ulán Udé – 3 noches
Sliudianka – 3 noches
Irkutsk – 3 noches
Omsk – 3 noches
Ekaterimburgo – 2 noches
Kazán – 3 noches
Moscú- 5 noches
San Petersburgo – 5 noches

paragraph space
En este mapa están marcadas las ciudades que nosotros visitamos durante nuestra ruta en tren por Rusia de punta a punta. No te dejes engañar por todas las páginas que aparecen cuando googleás “tickets transiberiano” y entrá directamente a este link que es la página oficial de Russian Railways (la compañía estatal de trenes rusos). Por suerte desde hace más o menos dos años la web está en inglés.

Para leer el mapa, clickeá la flechita en la esquina superior izquierda y todas las referencias se desplegarán en una barra lateral. Por razones de privacidad las casas donde hicimos Couchsurfing (en San Petersburgo, Moscú y Jabárovsk) no figuran, sino solamente los hostel y los apartamentos de alquiler a turistas. Están marcadas todas las estaciones de tren incluyendo las 9 estaciones de Moscú y las 5 de San Petersburgo, cada una con sus ciudades/regiones de destino.

paragraph space
¿Qué es y qué no es el Transiberiano? El Transiberiano simplemente es una ruta ferroviaria que bajo ningún punto de vista es necesario recorrer completa de un tirón. Tampoco hace falta comprar un pase ni reservar todos los tramos de una sola vez, ni pasarse siete días arriba de un mismo tren para llegar desde Vladivostok hasta San Petersburgo. Los pasajes se pueden comprar físicamente en las estaciones o a través de la web que les comentaba hace un ratito con no más 45 días de anticipación. En caso de sacarlos por internet, una vez que llegás a la ciudad desde donde vas a partir a tu siguiente destino presentás el e-ticket en la estación -con un tiempo prudencial de anterioridad al viaje- y lo cambiás por un boleto válido que emiten en la ventanilla, tal y como si fueras a hacer el check-in de un vuelo y presentaras tu ticket electrónico a cambio de una tarjeta de embarque. Cada tramo de una ciudad a otra se compra individualmente y las opciones de clases de viaje son platskartny (la clase más económica con cuchetas abiertas), kupé (2da clase con compartimientos cerrados) y spalny (1ra clase).


SAN PETERSBURGO

Piter para los amigos, es la consagración de la arquitectura pomposa de los zares al mismo tiempo que el mejor exponente de los esfuerzos de Pedro el Grande por desrusificar Rusia, viendo en ese nombre un sinónimo de atraso, ruralidad y tosquedad. Antes de San Petersburgo y de Leningrado la ciudad se llamó Petrogrado, por si a alguien no terminaba de quedarle claro que Pedro quería a toda costa que hasta el nombre de su capital se pareciera lo más posible a las potencias europeas. La joya de Petersburgo para mí es el Palacio de Invierno, donde funciona el Museo del Hermitage (entrada 600RUB). Por fuera es de un precioso color turquesa con detalles blancos y dorados, y por dentro tiene uno de los interiores más rococó que se pueden ver en Rusia. Otro edificio muy lindo que tiene la ciudad, comparable a la Catedral de San Basilio en Moscú, es la Iglesia sobre la Sangre Derramada (los nombres de las iglesias ortodoxas rusas son muy dramáticos). Desde Petersburgo hay varias excursiones para hacer: yo creo que las dos más interesantes son la vista al Palacio de Peterhof, el “Versalles ruso” mandado a construir por Pedro el Grande, y la isla de Kronstadt. Kronstadt es un lugar especial porque acá estalló una de las rebeliones más románticas y trágicas protagonizadas por soldados rusos (como la del Acorazado Potemkin) en la que una guarnición de marineros se levantó contra la opresión del régimen bolchevique demandando libertad de expresión y un freno a las deportaciones a campos de trabajo forzado. Claro que todo esto terminó en más deportaciones, más vigilancia estatal y la destrucción de la iglesia dedicada al santo patrono de la Fuerza Naval rusa.
paragraph space

MOSCÚ

Creo que hay poco más que agregar sobre Moscú después de las 30 cosas que recomiendo ver y hacer en este post (para viajeros con bajo presupuesto), pero no quiero dejar de aclarar que Moscú es un hub muy importante para Rusia a nivel ferroviario, por lo cual tengan cuidado al sacar sus pasajes: la capital rusa tiene 9 estaciones desde donde salen trenes a todo el país y Europa Occidental. Están todas marcadas en el mapa interactivo, cada una con las ciudades y zonas de destino de los trenes en las referencias.
paragraph space

KAZÁN

Kazán es una de mis ciudades preferidas en Rusia después de Moscú. Como durante la Edad Media fue un kanato musulmán y su mayoría étnica siempre fue tártara, hoy Kazán tiene una de las mezquitas más hermosas del mundo, la de Kul Sharif, que parece una cruza entre mezquita y castillo de Disney. Y para agregar un poco más de surrealismo a la escena, esta mezquita está dentro del kremlin de la ciudad, donde todos los edificios y torres son de arquitectura tradicional del período zarista. La peatonal de Kazán es la ulitsa Baumana, una calle con mucha decoración, estatuas de animales y fuentes. Tiene una reproducción en tamaño natural del carruaje de Catalina la Grande y un monumento a los gatos, que supuestamente honra la habilidad de los gatos de Kazán para limpiar la ciudad de ratones. En esta peatonal también está la Catedral de la Epifanía, una iglesia con una torre altísima color ladrillo que elegantemente desentona con los edificios bajitos de tonos claros que tiene alrededor.
paragraph space

EKATERIMBURGO

Ekaterimburgo, junto con Chelyabinsk un poco más al sur, es la última gran ciudad de Siberia antes de cruzar de Asia a Europa a través de los montes Urales. Para mí no es una ciudad que se destaque por mucho salvo por tres lugares que la hacen valer la pena: la Iglesia sobre la Sangre y los dos cementerios de la mafia. La Iglesia sobre la Sangre se construyó sobre el mismo lugar donde el último zar ruso, Nicolás II, fue asesinado junto con toda su familia por los bolcheviques donde antiguamente estuvo la casa Ipatiev, el hogar que un vendedor llamado Nikolai Ipatiev había comprado a un ingeniero minero durante la primera década del 1900 por un valor de 6000 rublos (una cifra que hoy es igual a algo menos de 100 dólares). En 1918 Ipatiev fue forzado a abandonar su casa para que los bolcheviques la usaran como cuartel de operaciones. Los cementerios son el de Shirokorechenskoe y el de Severnoye; en cada uno está enterrado una banda de mafiosos muertos durante un enfrentamiento entre los dos grupos que degeneró en una serie de asesinatos en cadena. Posdata: Ekaterimburgo también tiene playa, un monumento dedicado al teclado QWERTY y otro a los Beatles.
paragraph space

OMSK

Omsk fue el hogar de Dostoievski durante su exilio de San Petersburgo. Más allá de eso es una característica ciudad siberiana con su catedral (la Catedral de la Asunción), su teatro municipal, un gran parque de estilo soviético con el pasto crecido más de la cuenta, una calle llamada Karl Marx, una estatua de Lenin y edificios barrocos en tonos pasteles.
paragraph space
itinerario-transiberiano-6

itinerario-transiberiano-8

itinerario-transiberiano-9

itinerario-transiberiano-5
paragraph space

IRKUTSK

Irkutsk es una ciudad que me gusta porque siempre quiso voltear al zar; incluso antes de la Revolución de 1917. Gran parte de los exiliados en Siberia cuando las revueltas de diciembre de 1825 terminaron fueron a parar a Irkutsk, y por eso esta ciudad siempre fue un hervidero de artistas, filósofos e intelectuales disconformes con la monarquía hasta la caída final de Nicolás II y su familia durante la toma del Palacio de Invierno por los bolcheviques. Irkutsk tiene entre su patrimonio cultural y edilicio muchas casas de los decembristas exiliados, un hermoso monasterio que lleva el nombre del Príncipe Vladimir, muchas casitas típicas siberianas, una arteria principal (la calle Karla Marxa) más capitalista de lo que Trotsky pudo haber llegado a vislumbrar en sus peores pesadillas, y hasta un simpático monumento al turista. Desde acá también se puede visitar la isla de Olkhon sobre el Baikal: es un paisaje hermoso, así que si llegaste hasta acá tratá de no perdértela. Las excursiones se pueden contratar en los hostels de Irkutsk y también podés llegar por tu cuenta en bus o marshrutka.
paragraph space

SLIUDIANKA

Sliudianka es una aldeíta retirada en la tranquilidad pueblerina del extremo oeste del lago Baikal. A Sliudianka no venís a hacer nada: venís a mirar el lago, sentarte en el pasto, ver a las vacas pastando, respirar aire puro, recorrer un poco el pueblo de casitas siberianas de madera y dormir como bebé hasta las 11 de la mañana. Y si querés más acción podés tomarte el tren local (elektrichka) que sale de la misma estación a la que llegaste, y visitar un pueblito cercano que se llama Kultuk. En Kultuk se hacen mercaditos al aire libre donde la gente vende productos como frutas y verduras de su dacha (casas de vacaciones con huerta) y los pescadores venden pescado fresco del Baikal, el famoso omul ahumado ahí mismo cuando lo comprás.
paragraph space

ULÁN UDÉ

Ulán Udé es la capital de una de las zonas más interesantes de Rusia; la República de Buriatia. Los buriatos son un subgrupo septentrional de los mongoles y tienen un origen cultural nómade igual que sus hermanos del sur, aunque la mayoría de ellos está asentada en la ciudad y llevando una vida similar a la de cualquier eslavo. Claro que Buriatia, mucho más identificada con Mongolia que con el mundo ruso, tuvo que someterse a la colectivización forzada y demás prácticas soviéticas impuestas, y por eso hoy en Ulán Udé hay cabezas gigantes de Lenin, calles llamadas Karl Marx y otros etcéteras legados de la URSS. Pero también hay algo que jamás esperarías encontrarte en Rusia: un monasterio budista en lo alto de una colina. El Ivolginsky Datsan fue construído en 1945 y, verdaderamente para sorpresa de todos, tolerado e incluso protegido por el régimen soviético. Hoy se puede llegar en marshrutka (minibuses rusos) y la entrada es gratuita.
paragraph space

JABÁROVSK

Jabárovsk es una de esas ciudades que hay que visitar en primavera o verano: el otoño no le sienta demasiado bien. En realidad tiene cosas muy lindas para ver, pero a nosotros nos tocó un clima nubladísimo y lluvioso para recorrerla. Lo que más me gustó de Jabárovsk fue la Catedral de la Dormición, un hermoso edificio con cúpulas celestes y doradas como conitos en punta que hacen pensar en invierno, hielo y copos de nieve. La ciudad tiene una linda costanera sobre el río Amur, que se encuentra con la ciudad china de Fuyuan justo donde la frontera entre China y Rusia hace su curvita con forma de cuerno. Como en China todo es más barato, muchos rusos se van de compras a Fuyuan durante el fin de semana y después vuelven a Jabárovsk a tiempo para empezar la semana laboral.
paragraph space

VLADIVOSTOK

Vladivostok es la ciudad más oriental de la ruta del Transiberiano y por su paisaje portuario fue llamada la San Francisco rusa por Nikita Krushchov…(?). Bueno, sí, es verdad que tiene una cierta reminiscencia. En español el nombre de Vladivostok se traduce como “soberano del este” (vladi = soberano, señor – vostok = este). Su puerto recibe los ferries de pasajeros que vienen de Japón y Corea del Sur, como el que nosotros tomamos desde Donghae con la compañía japonesa DBS. La ciudad tiene muchos sitios y atractivos relacionados con el mar y la fuerza naval, como por ejemplo el Memorial Naval, el submarino C-56 estacionado a su lado, el Cementerio Marítimo y la Flota Rusa del Pacífico que se puede ver en el puerto. Svetlanskaya es la arteria principal de Vladivostok y donde están los edificios más lindos de la ciudad, de esos en colores pastel y detalles blancos típicos del período barroco ruso. Casi en su inicio la cruza Aleutskaya, la calle de la estación de tren que tiene enfrente el monumento a Lenin. Hacia el este por Svetlanskaya vas a encontrar el puente sobre la Bahía del Cuerno de Oro, uno de los panoramas más lindos del Lejano Este ruso.
paragraph space


itinerario-transiberiano-1

itinerario-transiberiano-2

itinerario-transiberiano-3

itinerario-transiberiano-4
paragraph space

Más info

♦ A Rusia entramos en ferry desde Donghae, Corea del Sur, desembarcando en el puerto de Vladivostok. Salimos 6 semanas después desde San Petersburgo hacia Tallinn, Estonia.

♦ Los argentinos no necesitamos visa para visitar Rusia, siempre y cuando la estadía no exceda los 90 días dentro de un período de 180 días.

♦ En las estaciones de tren, cuando veas la palabra passazhirskiy, significa que es una estación de pasajeros (porque dependiendo el lugar, también hay estaciones de carga). Cuando veas la palabra vokzal, significa estación principal, algo como hauptbanhof en alemán.

♦ El gasto detallado en alojamiento, comidas y transporte durante nuestra estadía en Rusia lo podés encontrar en este link.

Flor

Flor

2 comentarios

  • J
    Diciembre 27, 2016 en 3:45 am

    Muy buen post!

    • Flor
      Flor
      Diciembre 29, 2016 en 1:42 pm

      Gracias! 🙂

Leave a Comment

Show Buttons
Hide Buttons