Nikola Tesla, el genio serbio que iluminó al mundo

Nikola Tesla, el serbio que iluminó al mundo

Odiaba dibujar sus ideas directamente en el papel. Le parecía que no tenía sentido, que a las escasas dos dimensiones que le permitía trazar esa superficie blanca les faltaba la plasticidad de la inmensa pizarra que había en su mente. Por eso esa tarde soleada en un parquecito de Budapest, mientras cayendo el sol paseaba con un amigo recitando poesía -seguramente algún pasaje del Fausto de Goethe- y de repente sintió la presencia de una rueda metálica que giraba en el aire, que por supuesto sólo él podía ver, se le ocurrió que plasmar esta visión en la tierra era lo más natural y necesario. Ayudado por un palito a modo de lápiz, a modo de varita mágica para traer la idea de esa bobina giratoria a la realidad, Nikola Tesla le estaba revelando a su compañero el principio de rotación magnética de un motor a corriente alterna: ya tenía frente a sí, en el escenario de su imaginación, todos los detalles de la máquina que lo trascendería para siempre en tiempo y espacio hasta fundirlo en un todo indivisible con la historia universal del pensamiento.
paragraph space
Nikola Tesla nació en la Croacia austrohúngara en una familia serbia durante la noche tormentosa del 10 de julio de 1856. El futuro inventor llegaba al mundo mientras afuera diluviaba y relampagueaba: “mal presagio”, dijo la obstetra de la familia, “va a ser hijo de la oscuridad”. A lo que la madre respondió con una sonrisa que, por el contrario, Nikola iba a ser hijo de la luz y de las ideas. Tesla pasó toda su juventud en Croacia, donde se enamoró de la matemática, terminó la escuela secundaria y se enfermó tan mal de cólera que estuvo varias veces a punto de morir. Su padre, un monje ortodoxo, juró a Dios en contra de su propio deseo de internarlo en un convento ortodoxo que lo haría entrar en la mejor escuela de ingeniería si se recuperaba. Así es como a los 21 años Tesla dejó su casa para estudiar ingeniería en Austria, y cuando terminó la carrera se volvió a mudar a Budapest. Para este momento estaba obsesionado con la ciencia de la electricidad, y mientras trabajaba como ingeniero eléctrico en una compañía telefónica soñaba con canalizar la energía de las cataratas del Niágara en un mecanismo que generara electricidad. Como le fue imposible lograr que nadie prestara atención a sus ideas en Europa decidió aceptar una invitación para trabajar con Thomas Edison en Estados Unidos, a donde llegó casi sin un centavo. Tesla estaba emocionado, pero pronto se dio cuenta de que la Nueva York iluminada por Edison no era del todo sustentable: habían incendios, cortes de luz periódicos, y la gente no entendía bien cómo funcionaba realmente toda esta nueva forma de energía. Tenían miedo de la nueva tecnología.

Museo de Tesla (3)

Museo de Tesla (2)

Museo de Tesla (4)

Museo de Tesla (5)

La corriente directa de Edison -hasta ese momento la única forma de transmisión de electricidad- era ineficiente y un poco torpe, con mucha pérdida de energía durante el proceso de generación de la electricidad. Otra desventaja era que tampoco podía funcionar sin unos generadores enormes que tenían que ser instalados cada dos kilómetros o menos para poder mantener estable el flujo de corriente, y todo esto en los Estados Unidos de finales del siglo XIX salía caro. Mientras tanto el flujo de corriente alterna ideado por Tesla era más sofisticado, eficaz y barato, pudiendo ser transmitida la electricidad a grandes distancias sin necesidad de tantos generadores en el medio. Este descubrimiento le llamó la atención al señor George Westinghouse (sí, el creador de la compañía que todos conocemos), que invitó a Tesla a trabajar con él después de que todo terminara mal con Edison por diferencias de ideas. Edison no tendría ni el talento ni el genio de Tesla, pero tenía dinero y con eso podía hacer mucho. Amenazado por la perspectiva de perder los ingresos que le generaban sus patentes cuando el sistema de corriente directa quedara en desuso, incluso llegó a convencer a la alcaldía de Nueva York de usar corriente alterna para la primera ejecución en la silla eléctrica, llamándola una muerte por westinghousing, todo para desprestigiar el trabajo que Westinghouse y Tesla estaban desarrollando juntos. La gente quedó espantada y hubo que trabajar muchísimo para poder deshacer el efecto de la mala publicidad.
paragraph space
El Museo Nikola Tesla en Belgrado, la capital serbia, es el museo más importante dedicado a su vida y obra. Abrió en octubre de 1955 y para este momento era el primer museo de la técnica en toda Yugoslavia: la colección permanente que se exhibe hoy es la misma con que se inauguró el museo en aquella época, y se le agregan algunas muestras temporales que van rotando en diferentes épocas del año. La exhibición fija incluye los generadores y transformadores construidos bajo sus primeras patentes, algunos objetos personales de Tesla como su traje, guantes, zapatos y sombrero y otras pertenencias familiares, varios diseños y planos de sus trabajos con el sistema de corriente alterna, el huevo de oro de Colón (ya verán de qué se trata cuando visiten el museo), un bote de madera a escala que fue el primer modelo a control remoto del mundo, una réplica más pequeña de la bobina de Tesla y por último el momento más intenso del recorrido; la urna que contiene sus cenizas. Con el ticket de entrada se puede acceder a una visita guiada que se hace cada media hora, donde se muestra primero un video sobre la vida de Tesla y luego un historiador del museo demuestra cómo funcionan algunos de los generadores y explica un poco más sobre los desarrollos del inventor al final de su carrera. La frutilla del postre es ver la bobina en funcionamiento, que hace un ruido tremendo y escupe chorros de electricidad que encienden cualquier artefacto eléctrico que esté al alcance, sin necesidad de cables, un poco como cuando un celular capta señal de wifi. De hecho éste había sido el sueño de toda la vida de Tesla: enviar corriente eléctrica libre a través de todo el mundo. Pero claro que el capitalismo de esa época sigue siendo el mismo capitalismo de hoy, y la idea revolucionaria quedó truncada por ser básicamente una amenaza para la actividad lucrativa de las compañías que preferían dejar las cosas como estaban.

Museo de Tesla (1)

Museo de Tesla (7)

Museo de Tesla (8)

Museo de Tesla (9)

Museo de Tesla (10)

Acá están los restos de Nikola Tesla

Museo de Tesla (6)

La Exposición Universal de Chicago de 1983 iluminada mediante corriente alterna

El de esta historia no es un final feliz: Tesla murió a los 87 años en su habitación de hotel de Nueva York solo, sin dinero, sin familia y sin ningún reconocimiento. En un mundo que gira alrededor del dólar, Tesla trabajó únicamente con la ciencia y el desarrollo de la sociedad en mente. Sus habilidades comerciales eran escasas, y no tenía la suficiente astucia para defender sus derechos intelectuales de otros inventores que se apropiaron sus ideas y recibieron crédito por ellas a nivel universal hasta hace relativamente muy poco tiempo. Pero yo prefiero quedarme con la imagen del genio serbio, del científico loco, del Nikola Tesla que cuando iluminó la Exposición Universal de Chicago en 1893 estaba subido a lo más alto del mundo. Nunca le interesó nada más que empujar a la especie humana hacia un futuro donde la tecnologia estuviera al servicio del progreso. Y la ciencia moderna tiene mucho que aprender todavía de este señor.

Sobre el museo

* Días y horarios de visita: martes a domingos, de 10 de la mañana a 6 de la tarde

* Dirección: Krunska 51, Belgrado, Serbia

* Precio de entrada: 300 RSD

* Teléfono: +381 (0) 11 24 33 886

* Correo de contacto: info@tesla-museum.org

* Sitio web: www.nikolateslamuseum.org

Flor

Flor

1 comentario

  • Juan Manuel
    octubre 14, 2016 en 2:01 pm

    La energía esta en el éter goku lo hacia con su henkindama. Este genioo sabia cosas, canalizaba, le bajaba Info del mas allá. Las grandes corporaciones de ayer y de hoy como morgan & rockefellers (la misma que macri le pide plata prestada) lo taparon y no financiaron su proyecto mas ambiciosos. Lo acusaron de loco y una vez q murió confiscaron sus bienes y documentos UN Gran Truco Para q no salte la ficha y sigamos utilizando energía no renovable y destruyendo el planeta. Hay científicos rusos q están llevando a cabo actualmente algunos de los proyectos ambiciosos de tesla. Ojala pronto salte a la luz la verdad acerca de este buen hombre. Pd: edison caretaaa nikola no dead Jajajaj
    Muy bueno el blog flor y felicitaciónes. Shhperdon por la volada estoy muy aburrido en hastings NZ jajaj

Leave a Comment

Show Buttons
Hide Buttons