París de los poemas

París de los poemas

París es una ciudad indiscutiblemente hermosa, pero si hay una cosa que me enamora de ella apasionadamente más que todas sus calles y edificios antiguos, es su vida cultural. En el ambiente de París se respira cultura, arte, bohemia. Henri Murger, escritor francés de la segunda mitad del siglo XIX dijo: “la bohemia no es posible, sino en París”. Y es verdad que la imagen de la ciudad va perfecta con su aire intelectual, inconformista, descuidado, creativo y cargado con todo el dramatismo que es inherente a la existencia humana.

DSCN2871

DSCN2915

DSCN2941

DSCN3084

París es una ciudad que piensa y te hace pensar. Los artistas, poetas, filósofos y pensadores famosos que alguna vez transitaron sus calles ya no están más, pero dejaron en su lugar un hambre eterna e insaciable por el desarrollo creativo de la mente y por el conocimiento. París se pregunta a ella misma y te pregunta: ¿qué es el ser? ¿Qué significa la vida? ¿Por qué el mundo es como es? Jean Paul Sartre fue quien escribió una de las líneas más centrales (e inquietantes) en toda la historia de la filosofía: “Cada hombre es lo que hace con lo que hicieron de él”. No es raro que un señor que le hizo al mundo este planteo (que también es un reproche) haya nacido en París.

Otra cosa que habla del interés de los parisinos por las manifestaciones artísticas es la enorme cantidad de teatros que hay por toda la ciudad. En las estaciones de metro, los afiches anunciando las obras del mes en los diferentes teatros es un clásico, y muchas veces les ganan en número a los afiches publicitarios de marcas de ropa y comida rápida. También se pueden encontrar muchísimos eventos musicales de todo tipo y en cualquier momento, y si hablamos de cultura es imposible dejar afuera los museos y las exhibiciones temporales de las obras de diferentes artistas europeos y del mundo.

DSCN3185

DSCN3410

DSCN3422

DSCN3183

Las iglesias, si bien no caen dentro de la categoría de cultura, y si lo vemos desde un punto de vista objetivo hasta para mí es cuestionable el hecho de que más de la mitad de la población de un país sea católica en pleno año 2014 (prefiero creer en el Universo o en la fuerza interior de cada persona, en lugar de depositar mi destino en manos externas), son un elemento que aporta mucho al dramatismo de la ciudad. Fachadas góticas, gárgolas e interiores aún más espectaculares, son algunas imágenes que están fundidas en el alma de París.

Flor

Flor

Leave a Comment

Show Buttons
Hide Buttons