Final de Ramadán en Prizren, capital kosovar

Final de Ramadán en Prizren

“¿Kosovo? ¿Y para qué quieren ir ahí?” Las preguntas llenas de confusión del amigo montenegrino de mi amiga contenían a la vez un poco de desprecio que era evidente en la expresión de su cara. Porque Montenegro y Serbia son como dos buenos amigos que solo se distanciaron un poco por diferencia de proyectos. Y porque nombrar a Kosovo implica de cierta manera admitir que Serbia quedó incompleta, que a una porción de Serbia se la robaron los musulmanes albaneses. A Serbia le extirparon un miembro y por nada del mundo se lo van a devolver (porque en verdad no le pertenece, y eso duele). “No van a ver otra cosa que casas como ésas”, dice señalando un grupito de viviendas con techos de chapa en proceso de derrumbe en lo alto de la montaña de enfrente. Mientras tanto yo pensaba, “el amigo montenegrino de mi amiga no estaría diciendo esto si hubiese estado alguna vez en Kosovo realmente”. O puede que sí haya estado, y que en su intolerancia supersticiosa contra los albaneses siga repitiendo la misma historia como un loro, incluso después de comprobar en primera persona que Prizren es una de las ciudades más lindas de los Balcanes. Pero yo creo que no: que a él la historia se la contaron. ¿Qué pensará este chico montenegrino que se va a encontrar en Kosovo? ¿Ciudades minadas? ¿Cadáveres de la guerra todavía en las calles? No sabemos con qué clase de fábulas puede haberle llenado la cabeza el aparato de segregación étnica.

Prizren (5)

Prizren (1)

Prizren (3)

Prizren (8)

Pero nosotros sí vinimos a Kosovo. Y llegamos a Prizren justo durante los días finales del Ramadán (o Ramazan, en albanés). El Ramadán es el evento más importante en el calendario musulmán y el ayuno o sawm es uno de los Cinco Pilares del Islam junto con la shahada (profesión de la fé), el salat (oración), el zakat (caridad) y el hajj (peregrinación a la Mecca). Durante todo el mes que dura el Ramadán los musulmanes ayunan desde que sale el sol hasta el atardecer para conmemorar el momento en que el arcángel Gabriel bajó del Cielo las primeras enseñanzas del Corán para revelárselas al Profeta Mohamed. Todos los días al caer el sol se arman grandes buffets comunitarios y familiares: es el iftar o interrupción del ayuno. Desde el alba hasta el atardecer se reza muchísimo y está prohibido comer, tomar líquidos, fumar, tener sexo, involucrarse en peleas o mostrar comportamientos destructivos/pecaminosos. Por eso la llegada de la noche es una fiesta durante el Ramadán, y el inicio del iftar se celebra comiendo dátiles de la misma manera en que el propio Profeta rompió su ayuno ingiriendo tres dátiles. Lo gracioso es que la población no musulmana de Prizren también se sube a la ola de algarabía post-ayuno, especialmente los jóvenes, aunque los vasos de cerveza que sostienen en la mano dejan en claro que ninguno de ellos ayuna. Pero esto no es ningún impedimento para salir a comerse el menú entero en los restoranes y luego irse de joda a alguno de los cancheros bolichitos del centro. A la noche las calles casi literalmente se inundan de gente que sale a pasear en actitud de fiesta y, los más adolescentes (y no tanto…), en actitud de levante.

Y era verdad lo que nos habían dicho de Prizren: que era la más linda de Kosovo. Aunque tengo que admitir que yo venía acostumbrada al formato de Pristina, una ciudad más abierta y como dispersa, y adaptarme a la antigua, pequeña y condensada Prizren me tomó varias horas. Pero finalmente lo conseguí, aunque no necesité más que caminar por las callecitas empedradas y entrar a una o dos mezquitas para sentirme como en casa. La encontré similar a una Sarajevo concentrada y en tamaño miniatura, y eso de que “es la más turística de Kosovo”, bueno…fue una alegría descubrir que no era tan así. Es bastante visitada por albaneses, macedonios y otras nacionalidades vecinas; ni hablar de serbios y rusos por cuestiones obvias, y de europeos de Occidente, menos.

Prizren (2)

Prizren (7)

Prizren (6)

Prizren (4)

Durante nuestra estadía en Prizren nos alojamos en el Hostel M99, ubicado en el centro y a distancia caminable de toda la ciudad. Nuestro cuarto era súper espacioso y cómodo y el lugar en general es muy limpio y luminoso. Está atendido por sus propios dueños, dos hermanos que se encargaron de que no nos faltara nada en ningún momento. Hay wifi gratuito y rápido, baños compartidos y una pequeña cocinita en el piso de arriba, con pava eléctrica, heladera y vajilla. De noche se escucha el murmullo del río: una delicia.
♥ Prizren – Shkoder en bus: en internet no hay nada escrito sobre esta ruta y en la estación de buses todas las compañías te van a decir que este tramo se hace vía Tirana porque no hay servicios directos. Mentira: hay una línea que va directo a Shkoder, la única, y se llama Atmaxha Turizm. Tiene una oficinita pintada de azul sobre la calle derecha de la entrada a la terminal (hay dos callecitas juntas divididas por un alambrado: la de la izquierda es la que conduce a la terminal propiamente dicha con las dársenas de los buses y la mayoría de las oficinas de las otras empresas).
Recomendadísimo: Cafeteria y Pasticeria Fati. No me pagan por esto, lo hago de gorda. Las tortas son espectaculares y la porción de la mayoría de ellas sale €1, igual que el bambi (chocolatada) súper chocolatoso con crema. Acá cenamos unos sandwichitos vegetarianos con ensalada y papas fritas a €1.80. Todo delicioso y muy, muy barato. Furra Aurora también es una rica pastelería y panadería, que según dicen tiene el mejor burek de la ciudad.
♥ Prizren tiene un gran porcentaje de población turca y eso le da un carácter muy meso-oriental. Comidas como el dürüm kebab, las kofte (albóndigas de carne), la çorba (sopa), el baklava y el tullumba se venden en la mayoría de los restoranes y cafés. Además hay muchas fuentes de agua por todos lados; un rasgo muy turco que viene de la tradición otomana de la fuente pública como elemento clave de un barrio o de una ciudad.
♥ Otros puntos importantes para visitar en Prizren son la fortaleza (Kaljaja) desde donde se ve toda la ciudad, varias iglesias ortodoxas y mezquitas por igual (la más importante de éstas últimas es la mezquita Sinan Pasha), la plaza principal con su fuente de cuatro lados, el hammam o baño turco que es el tercero más antiguo en los Balcanes, y el río Bistrica, que divide a Prizren en dos y es el punto central donde transcurren toda la vida comercial y el movimiento.

Flor

Flor

Leave a Comment

Show Buttons
Hide Buttons