Varsovia en tres días

Varsovia en tres días

Nos seguimos acercando a Europa central, y yo sigo sumando lugares nuevos a mi lista; Polonia era un país desconocido para mí hasta ahora (Martín sí había estado acá varios años atrás).

Bajamos del bus (desde Vilnius) en el centro de la ciudad y tomamos el tren hasta la estación Rakowiec donde nos estaba esperando Piotr, nuestro anfitrión de Couchsurfing, que había accedido a alojarnos incluso cuando le enviamos la solicitud a último momento desde ésta última. Ya en su casa, a unos 20 minutos del centro, desayunamos juntos antes de que se fuera a la oficina. Él trabaja en la parte de IT de FedEx, y aunque estuvo en Tailandia hace poco y le gusta viajar, dice que por el momento no tiene tanta libertad para hacerlo como quisiera. De una lista enorme de opciones para recorrer la ciudad nos recomendó varios museos y exposiciones que escuchamos atentamente pero en la práctica ignoramos con alivio, porque el acceso todas esas cosas había que pagarlo. En cambio, nos quedamos con las alternativas gratuitas, como visitas a parques y sitios importantes de Varsovia, que es una ciudad cargada de historia y de cultura. Muchos lugares recuerdan a la ocupación nazi, y tantos otros a la soviética, como el Palacio de la Cultura y la Ciencia, una enorme construcción estalinista del estilo de las siete hermanas de Moscú.

La primera y única noche que Piotr compartió con nosotros –porque al día siguiente se iba a su ciudad natal, Wroclaw, para visitar a su mamá– la pasamos tomando una cerveza de miel de una marca polaca local, charlando y escuchando una banda de jazz en vivo. No habremos estado en total más de diez horas en su compañía, pero esa noche se sinceró con nosotros respecto de las aspiraciones de su vida, de las cosas que le gustaría hacer, de sus relaciones amorosas pasadas, etc. Eso es lo que te hace el estar conociendo gente nueva constantemente, como Piotr, que también tiene bastante experiencia en Couchsurfing: eliminar esas barreras mentales y recovecos en los que nosotros mismos nos situamos al momento de construir relaciones con otras personas. ¿Tengo la suficiente confianza con él/ella? ¿Debería hablar sobre x tema, siendo que nos conocemos hace tan poco? Si la persona nos cae bien y sentimos “química” y buena onda, no hay por qué atenerse a estas inhibiciones que tanto abundan en la vida social que conocemos. Viajar es la vida en su versión condensada, y nos hace dar cuenta de que si tenemos tiempo limitado con alguien que nos cae bien, ¿por qué no aprovecharlo, en lugar de meternos en esa cárcel que nos marca los pasos “aceptables” para entablar relaciones?

DSCN0436

DSCN0450

DSCN0472

DSCN0538

DSCN0540

Lo que más me llamó la atención de Varsovia fue que su vida cultural ofrece una variedad inmensa de opciones. Jornadas de cine al aire libre, cursos de cocina gratuitos en los parques, festivales de arte y música, muchas galerías de arte y fotografía, eventos de música con órganos tubulares en las iglesias católicas, exposiciones de formas de expresión típicas de diferentes lugares del mundo, playas y parques equipados con rampas para skate y rollerblading, debates abiertos y gratuitos sobre historia y literatura, y casi cualquier otra cosa que uno se pueda imaginar. También es una ciudad muy abierta hacia la cultura gay, con un hermoso arcoíris como un monumento a la diversidad sexual (que algunos cavernícolas quemaron hace un tiempo, solo para verlo reconstruido rápidamente).

Cuando se cumplieron setenta años del Alzamiento de Varsovia contra la ocupación nazi, asistimos al emocionante evento que tuvo lugares en las calles de la ciudad, una hora en la que la gente recordó a sus soldados caídos en la lucha por la libertad. Para leer más sobre esto, click acá.

DSCN0558

Zlotis, moneda polaca

DSCN0562

DSCN0578

Querido Putin, tan amado en Europa…

DSCN0629

Pavos reales en libertad en el Parque Lazienki

DSCN0847

Próximamente: ¡Alemania!

Flor

Flor

Leave a Comment

Show Buttons
Hide Buttons