Parque Geotermal Wai-O-Tapu: el arte volcánico de la Tierra

Parque Geotermal Wai-O-Tapu: el arte volcánico de la Tierra

Llegamos tempranito a la mañana desde Taupo al Parque Geotermal Wai-O-Tapu y el camino por la ruta nos sorprendió: de repente ya no estábamos más en la Nueva Zelanda de praderas y campos llenos de ovejas a los que estábamos tan acostumbrados. El paisaje había cambiado drásticamente a árboles blanqueados por la escarcha de la mañana y puras nubes de humo sulfúrico subiendo a nuestros costados. Entonces recordamos que Nueva Zelanda, por más país urbanizado que parezca, es en realidad todavía una tierra muy salvaje donde los procesos geológicos de la Tierra están a flor de piel (y se pueden ver y hasta oler en todo el centro de la Isla Norte).

Ingresamos al visitor´s center y la señora que atendía la caja nos indicó muy amablemente el punto de comienzo del recorrido. Quienes cuidan el parque constantemente recuerdan a los visitantes recorrer el lugar con precaución por razones obvias: por todos lados en Wai-O-Tapu se están dando complejas reacciones químicas que resultan en barros burbujeantes, nubes sulfúricas y agua hirviendo. Es algo realmente mágico de ver, pero hay que hacerlo con cuidado.

IMG_8940

WaioTapu-Map-Click-to-enlarge-Image

 

Info general

El parque está ubicado entre Taupo y Rotorua. Sobre la State Highway 5 hacia la derecha está como escondida la calle Wai-O-Tapu Loop Road que conduce al complejo geotermal. Desde Taupo se llega en unos 40 minutos y desde Auckland en unas 3 horas y media. Click acá para más datos en el sitio web.

 

Recorriendo Wai-O-Tapu

Trip Advisor nombró al parque uno de los 20 lugares más surrealistas del planeta, y no exageró. Es un lugar que hace pensar mucho en el origen geológico de la Tierra y me sorprendió porque nunca había visto algo así. A lo largo de todo el recorrido, que toma aproximadamente una hora y media, se pueden ver una serie de piletas, cráteres y formaciones de todos los colores y olores. Por sus características, algunas reciben nombres simpáticos como Champagne Pool, Devil’s Home, Flat Frying Pan, Artist’s Pallet y Devil’s Bath, que con su extraordinario color amarillo/verde radioactivo es la más espectacular de todas. Lo más increíble de todo es caminar silenciosamente por las pasarelas de madera escuchando los burbujeos y el oleaje del agua que hierve más abajo en los cráteres y piscinas. Los carteles que señalizan el paseo indican a qué compuesto químico corresponde cada color de las aguas y del interior de las cuevas: todo lo que es amarillo es un depósito de sulfuro, algunos barros muy oscuros contienen grafito y petróleo crudo y los barros más grisáceos contienen sílice, y las piletas de fondo naranja tienen una concentración muy alta de antimonio. El violeta es el manganeso atravesando cambios en su estructura molecular. Hay pocas bacterias y microorganismos que puedan soportar bien las duras condiciones de la mayoría de las piscinas del parque, pero otros seres vivos aprendieron a aprovechar el calorcito de estas estufas naturales, como los possums y algunas especies de aves endémicas de Nueva Zelanda como el tui.

La cereza del postre es el géiser Lady Knox, que se puede ver en plena acción todos los días a las 10 y cuarto de la mañana, y se encuentra a unos cinco minutos de caminata fuera del recorrido principal pero todavía dentro del parque.

IMG_8958

Devil’s Ink Pots

IMG_8959

IMG_8962

Artist’s Pallet

IMG_8932

Lady Knox geyser

IMG_8974

Champagne Pool

IMG_8986

IMG_8999

Agua hirviendo

IMG_9015

El Volcán Taupo hizo erupción hace 26500 años y las cenizas llegaron hasta Asia y Europa

IMG_9020

IMG_9024

Devil’s Bath


¿Mi recomendación? ¡Visitar Wai-O-Tapu! Que no por nada tiene ganado el título de thermal wonderland. Definitivamente se ha ganado un lugarcito en mi lista de imperdibles de Nueva Zelanda.

Flor

Flor

Leave a Comment

Show Buttons
Hide Buttons