Península de Kaikoura (retratos animales)

Península de Kaikoura (retratos animales)

Se escribe “Nueva Zelanda”, pero se pronuncia VIDA. Me di cuenta de que vayas a donde vayas, en este lugar la magia de la Naturaleza está siempre esperando, escondida en cada rincón.

Llegamos a Kaikoura –yo, personalmente– con la expectativa de encontrarme más que nada con un hermoso paisaje; pensé que no iba a tener tanta suerte como para llegar a ver lobos marinos. Las vistas al llegar al pueblo son espectaculares ya desde la ruta, cuando comienzan a verse a lo lejos las montañas nevadas que dan a playas negras de origen volcánico sobre el océano Pacífico.

DSCN5255

 

Estrellas animales

Nosotros vimos pájaros ostreros, gaviotas, una familia de gansos, patos, y muchos lobos marinos. En otras épocas del año se pueden avistar también ballenas, orcas y delfines.

Los lobos marinos estaban algunos en el mar, otros durmiendo sobre las rocas, y otros bañándose en una laguna chiquita que se había formado un poco antes de llegar a la orilla, donde habían algunas bandadas de patos y gansos con sus pichones. Nos quedamos un rato largo haciendo de biólogos marinos, observando sus comportamientos y sus hábitos. Varios lobitos jóvenes, más que descansar, parecía que se divertían en el agua haciendo piruetas y agitando las aletas. La verdad es que son tan lindos como olorosos (pobres). Los lobos machos son extremadamente gordos, especialmente en la parte superior del cuerpo: toda la grasa se localiza entre el cuello y los “hombros”. Las hembras, en cambio, tienen una figura más delicada (o, por lo menos, todo lo delicada que le quepa ser a una loba marina). Según el momento del año, llegan a la península para descansar, o para aparearse. Cuando están en época de apareamiento hay que tener cuidado, porque se pueden poner agresivos, pero cuando vienen en plan de vacaciones están más relajados; aunque siempre hay que tener en cuenta que necesitan su espacio y que no hay que hacer nada que los haga sentir amenazados o molestados. Especialmente, hay que cuidar el lugar que habitan; aunque para el caso tenemos que cuidar todos nuestros hábitats, ya se trate de viviendas de humanos o animales, para ayudarnos todos entre especies. Esto significa no arrojar basura, no hacer ruidos fuertes, evitar cualquier actitud en general que pueda estresar o incomodar a los animales, y contagiar nuestra conducta animalista a los demás.

DSCN5259

DSCN5270

DSCN5293

DSCN5301

DSCN5315

DSCN5321

Flor

Flor

Leave a Comment

Show Buttons
Hide Buttons